La fábrica de animales

La fábrica de animales
Edward Bunker – Sajalín

Nuestro viejo conocido Edward Bunker (criminal, convicto, escritor y actor ocasional) del que nos encantó su Perro come perro y nos hace esperar la edición en Sajalín de La educación de un criminal, nos ofrece un relato de iniciación carcelaria de una sinceridad memorable. Un traficante no especialmente violento, y que ha delinquido solo como medio de hacer dinero fácil, es encerrado en San Quintín. Allí, convivirá con todo tipo de personajes para los que la violencia gratuita, el asesinato o la violación son meros pasatiempos. Al mismo tiempo, como ocurre en todas las situaciones límite, la lealtad, la amistad y el valor surgen como brotes de humanidad donde sólo hay cemento, rejas y armas. Escrito de una forma sencilla, con algunos momentos torpes donde se intuye algo de moralina, el libro nos introduce en una prisión, su claustrofobia, la permanente tensión, la inmoralidad, el cinismo del sistema de tal manera, que nosotros también, dudamos si queremos seguir disfrutando de los protagonistas o preferimos que se escapen.