Archivo de la etiqueta: Lengua de Trapo

Pequeño. El disco que salvó a Bunbury

Pequeño. El disco que salvó a Bunbury
Josu Lapresa – Lengua de Trapo 2014
Nuevo Romático, roquero y estrella del mainstream, hombre galáctico abrazado al compás de la música electrónica, crooner mediterráneo, boxeador de golpes nostálgicos… son algunos de los epítetos que se le podrían colgar a la figura de Enrique Bunbury, como si a lo largo de su carrera, lo único que pretendiera, además de escribir canciones, fuera escapar de la imagen que defendía unos momentos antes. Lo cuenta con acierto Josu Lapresa, autor de este breve acercamiento al álbum Pequeño, publicado por Chrysalis en 1999. Es verdad que si hay alguien que ha influido en su obra, no ha sido Jim Morrison, con el que probablemente no comparta más que su afición a la poesía y algún que otro errático peinado, sino el artista británco, David Bowie.
¿Es posible que te salve un disco o un libro o una pintura? Los que siguen la carrera de Bunbury reconocen que Pequeño fue más que un Lp. Fue un salto con traje de tres piezas al proscenio del teatro, al que muchos roqueros en su vida habían pisado. Una búsqueda que intentaba ensamblar músicas que confluyen en la península ibérica. Un intento de redimir algunos excesos pasados mirando hacia un futuro que estaba por escribir. La respuesta a la pregunta formulada es que sí.
El primer single, de título camusiano, fue El extranjero. El silbido del barco a punto de partir, los graznidos de las gaviotas en el puerto, la música zíngara como si Búnbury hubiera echado una temporada en un carromato con gitanos centroeuropeos, errantes. Pequeño estaba lleno de nuevas sonoridades que, a los que llegaban del rock, por mucho que hubieran oído a Leonard Cohen o a Serrat o a Nino Bravo en algún transistor de casa, producían extrañeza. Fue aquella una apuesta arriesgada. Lo que vino después es historia de la música española. Imposible negar el rubor que a algunos les producía escuchar versos como:“(…) y decían que bonito era vernos pasear queriéndonos infinito…” Hoy suenan honestos y atrevidos para haber sido escritos por un roquero que venía de la poesía crepuscular.
Pequeño. El disco que salvó a Bunbury es un libro que busca explicar las razones que tuvo el artista para escribir esas canciones, su estado de ánimo, las dificultades y el contexto en que aconteció su creación y su publicación. Para ello, Lapresa se retrotrae en el tiempo y hace un poco de biografía. La mayor parte de las fuentes que usa son los documentales y la hemeroteca, en las que se pueden leer, además, opiniones de periodistas y críticos musicales de la época. Algunas partes del libro suenan a cosas ya leídas en la biografía de Pep Black, Enrique Bunbury. Lo demás es silencio. También aprovecha el autor como fuente de información, Fragmentos de un diario europeo, una especie de bitácora que el cantante escribía cuando Héroes del silencio estaban en lo más alto, pero las cosas ya no fluían entre sus componentes.
Esta colección es especialmente meritoria y querida en La Buena Vida. El libro ha sido prologado por Nacho Vegas, amigo y compañero de estudio y escenario del artista maño. En 2006 publicaron conjuntamente El tiempo de las cerezas. El ex-Manta Ray habla desde su perspectiva, personal y de primera mano, y aporta otra mirada a sumar al personaje de EB. Si bien el libro no abandona la corrección periodística, puede ser una buena oportunidad para volver a escuchar Pequeño, un disco valiente que comienza con maullidos de gato.

Gran Manila

Gran Manila
Kjartan Flogstad – Lengua de trapo

Este noruego intenso y algo desordenado, nos lleva, en el más puro estilo Pynchon, de un lado a otro del mundo, para explicarnos una historia de trabajadores de una planta de acero. Desde el trabajador más bajo de la escala laboral, el que sacaba de las minas de Union Carbide en la India o Estados Unidos el mineral, hasta el alto ejecutivo, el capataz o el que escribe los discursos y mensajes que deben ser publicados en la prensa para crear la realidad que se ajuste a los intereses de la empresa. Uff, en La Buena Vida lo hemos andado, y un paseo tan intenso requiere de un lector consciente de que el camino va a ser duro, pero obtendrá el premio de un relato sin adornos de la dos caras del progreso y de la globalización, así como el modo en que nos va comiendo el sistema por dentro, en el alma (si tenemos suerte) en las entrañas si nos acercamos mucho. Difícil viaje literario con parada en el desencanto de lo que construimos.

Omega

Omega
Bruno Galindo – Lengua de Trapo

Esta es la historia del mayor fracaso editorial del año.
¡Cómo crear una colección de libros sobre discos míticos de la música española! ¡Cara B! Es tan absurdo… pero ya, empezarlo con dos títulos como Omega de Morente y Una senama en el motor de un autobús de Los Planetas, donde se cuenta maravillosamente la gestación de dos joyas musicales… Omega es uno de los discos favoritos de por aquí. En el último concierto en directo de Morente en La Casa de América todavía ponía la carne de gallina oírle cantar La aurora de Nueva York. Ahora, leyendo estas conversaciones entre los músicos y testigos de la creación de este disco uno entiende todo. La colección promete que no va a caer en la fácil mitificación y en complacido recuerdo fácil. Y lo consigue. No van a poder mantener el nivel, es imposible. ¿no es genial! Será un fracaso seguro. Pero eso es lo bonito del trabajo de un editor, tentar el fracaso editando libros que nos dejen con ganas de que hubiera sido posible continuar disfrutando de más, de ese nivel. ¡Ole!

Nada es crucial

Nada es crucial
Pablo Gutiérrez – Lengua de Trapo

Los adjetivos de las contraportadas de los libros son, de repetidos, inútiles. Así que a los editores solo se les ha ocurrido poner que el autor había sido seleccionado por la revista Granta, como uno de los escritores jóvenes en castellano más destacados. Claro que si valiera de algo escribir en una contraportada de un libro que estamos antes un autor magnífico que escribe con un estilo personal y moderno, que empiezas a leer y no puedes parar; que en sus personajes hay cinismo, ironía y amor a partes iguales; que en el paisaje en el que se desarrolla la novela encontramos retratada una época; que esto se hace con cáustico sentido crítico y siempre al servicio de la historia…. quién les iba a creer. Por eso, qué más da. Aquí en La Buena Vida hemos decidio mandar un mensaje al autor que no conocemos: no sabemos a qué te dedicas, si eres reseñista o portero de discoteca, pero sea lo que sea, déjalo y ponte a escribir ahora mismo, porque has escrito un libro fantástico y ya estamos esperando el siguiente.

 

Memorias del célebre enano Joseph Boruwlaski

Memorias del célebre enano Joseph Boruwlaski, gentilhombre polaco
Joseph Boruwlaski – Lengua de Trapo

Un liliputiense en las cortes del XVIII es algo así como disponer del agujero de una cerradura que nos permita ver en la época. Condicionado por un físico que aún hoy, aunque lo negemos, pondríamos en la barraca de Freaks, un hombre sensible e inteligente se crece en su papel de bufón y acmopañante cortesano y alcanza la condición de hombre “libre”. De paso, al contarnos sus amores, venturas y desventuras, nos habla de qué ocupaba a la corte y sus cortesanos mientras el mundo cambiaba a su alrededor. Una curiosidad gozosa.