Conviene tener un sitio adonde ir

Si se dice con más o menos acierto que el cuento es el laboratorio de la novela, en Conviene tener un sitio adonde ir, el escritor se sirve de algunas de sus incursiones periodísticas para preparar proyectos de más largo aliento.

Anuncios