Nuestro libro destacado

Con enorme sutiliza asistimos a la mirada del niño hacia la relación de la madre con el padre, a la figura que todo lo puede y por la que pasan todas las decisiones y las emociones, la que permite que en mitad de una guerra el niño pueda seguir siendo niño. Y también, a la resistencia ante el abandono y el aislamiento, a la figura que se preocupa de que haya un plato a la mesa, de que todo parezca normal y, finalmente, entender que es el turno de devolver lo que ella hizo por ti.

Anuncios

El dolor

En este relato la narradora es la única protagonista, todos los demás personajes son secundarios, episódicos. O al menos esa es la sensación con la que yo me quedo.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: