Archivo de la categoría: Ensayo

Hopper

Hopper
Mark Strand – Lumen

Suelo recelar de los acercamientos que se hacen al mundo de la pintura desde otras áreas de las artes como la literatura o el cine.

Quizás porque el autor de este libro, Mark Strand, practicó la pintura durante toda su vida, o porque el pintor objeto de sus reflexiones, Edward Hopper, es uno de los pintores del siglo XX que mejor ha traspasado las dos dimensiones, en este caso el acercamiento funciona como una simbiosis.

Pintar como pintó Hopper es técnicamente muy difícil y, sin embargo, su pintura resulta sencilla de ver. Parece hecha a la primera gracias a un trabajo, previo, minucioso que facilita la sensación de frescura e inmediatez. Directo, limpio, sin sentimentalismos ni florituras.

Mark Strand escribe de la misma forma, y se acerca así a los cuadros de Hopper. No se inventa nada que no esté en ellos ni se va por las ramas pero, con la misma maestría que el pintor, describe un mundo complejo y profundo lleno de poesía bajo la apariencia de lo cotidiano.

“Una oscura sombra se abate sobre estas pinturas, haciendo que cualquier relato que construyamos tomándolas como punto de partida parezca sentimental o impertinente”

Joaquín Risueño

La escritura transparente

escrituraLa escritura transparente. Cómo contar historias
William Lyon – Libros del K.O.

Cuenta el autor de este breve libro que un día del año 82 entró en el despacho del Director de El País, Juan Luis Cebrían, y le dijo que el periódico era muy mejorable. Para demostrarlo, Lyon le enseñó un documento en el que analizaba titulares, entradillas, y hacía observaciones para mejorar los párrafos y cambiar de posición la información. Todo estaba señalado con bolígrafo rojo, por lo que aquello debía parecer una matanza. A los 2 meses recibió una llamada para empezar a trabajar en el diario.

Este neoyorkino, licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Yale, ha trabajado para la agencia de información UPI, la revista Time y las emisoras de radio CBS y NBC, entre otros medios de comunicación. Según cuenta, también formó parte del diario El Sol, y es la experiencia y el meticuloso análisis de las noticias que salen a diario de las redacciones lo que le ha llevado a escribir este manual. En él: orienta, corrige y vapulea a todos aquellos que se han saltado las reglas básicas de la información. Entre ellas la de responder a las 5w: qué, quién, cuándo, dónde y por qué. Sin olvidar el cómo.

Lyon sabe que escribir bien no es fácil -por experiencia y porque ha visto a compañeros brillantes enrededados en piezas durante horas-, por ello da consejos como:
-Mejor las palabras cortas que las largas.
-No escribir más palabras de las necesarias.
-No recargar en exceso los párrafos.
-Cuidado con los sustantivos.
-Evitar el desorden sintáctico.
-Omitir tópicos.

Estas 123 páginas están dirigidas a periodistas, tanto a becarios como a aquellos no tan noveles. Quizá sea menos útil para los que sólo les interesa la ficción -el subtítulo puede confundir-. Por otro lado, Lyon hace especial hincapié en la figura del editor. Uno de los eslabones más debilitados en la larga cadena de la información. La edición suele mejorar el texto pero a muchos les molesta que les corrijan. Asegura el ex corresponsal de Time que casi siempre ocurre entre los más mediocres, aquellos a los que les molesta que les señalen sus debilidades. No suele ocurrir con los mejores periodistas, explica.

Como la acumulación de lecturas sobre escritura siempre ayuda, podría incluir este manual periodístico, con destellos autobiográficos, en la sección que La Buena Vida tiene sobre creación literaria: El sueño del mono loco. El Periodismo no está reñido con la creatividad, ni con la imaginación. Otra cosa es inventar cosas para hacerlas pasar por información. Libros del K.O. es una editorial imprescindible para los que les gusta todo lo relacionado con el periodismo.

David García

El Taller Literario de José Ovejero para La Buena Vida

Taller Ovejero_vertical¿En qué consiste?

Durante 7 meses José Ovejero va a leer y seguir de cerca un máximo de 5 proyectos literarios y va a aconsejar tanto individualmente, como mediante reuniones colectivas, para llevarlo a cabo de la mejor manera. Los participantes compartirán con él sus borradores y notas e irán desarrollando su proyecto de forma voluntaria durante el taller.

¿Qué no debes esperar?

Este taller no es un curso, no tiene un temario, sino un espacio de trabajo en el que compartir dudas e ideas sobre tu propio proyecto literario. Lo más importante de este taller depende de ti, de tu trabajo y tu dedicación, José solo va a servirte de apoyo en tanto en cuanto tú trabajes en tu proyecto. La participación de José Ovejero, sus consejos y opiniones son totalmente personales y buscarán en todo momento ayudar al participante desde una visión y experiencia personales de la literatura y del proceso creativo.

¿Cuál es la dinámica del taller?

El taller se desarrolla a lo largo de 7 meses. En ellos, cada participante tendrá al menos 5 sesiones de trabajo individuales con José Ovejero para abordar aspectos de su propio proyecto. Además, tomará parte en otras 6 sesiones colectivas de un carácter más teórico en las que se tratarán aspectos de la escritura tomando como ejemplo los trabajos en desarrollo y, durante los meses de julio y agosto, existirá un período de consulta online.

¿Que pasa con tu obra al acabar el taller?

Si los participantes finalizan su proyecto y, tanto José Ovejero como el propio autor, lo consideran apto para intentar su publicación, la Agencia Literaria VicLit de Barcelona tiene un compromiso con La Buena Vida para evaluar los trabajos en un plazo máximo de dos meses, aportando sus consideraciones acerca de la potencialidad comercial de los mismos para, de común acuerdo con el autor, estudiar la posibilidad de que la agencia los promueva ante las editoriales con la intención de lograr un contrato de edición.

¿Quién puede participar en el taller?

Cualquier persona que tenga un proyecto literario propio, ya sea una idea avanzada o un borrador completo y que esté motivada para dedicar 7 meses a desarrollarlo y mejorarlo.

¿Cuándo tienen lugar las sesiones presenciales en La Buena Vida?

El taller se desarrolla a lo largo de los meses de abril a octubre de 2015.

Las sesiones colectivas tendrán lugar un día al mes (abril, mayo, junio, septiembre y octubre) en horario de común acuerdo entre los inscritos y el propio José Ovejero y se irán fijando con la suficiente antelación para que pueda programarse el trabajo y la asistencia.

Las sesiones individuales se establecerán de común acuerdo entre cada inscrito y José Ovejero teniendo en cuenta, además de las agendas personales de cada uno, la naturaleza y desarrollo del proyecto.

¿Cuál es el coste de la matrícula?

El coste de la matrícula es de 100€ y 5 pagos mensuales de 100€a comienzo de los meses de abril, mayo, junio, julio y septiembre.

¿Quién es José Ovejero?

José Ovejero ha publicado novelas, libros de cuentos, ensayos, libros de viajes, poesía y teatro. Ha recibido diversos premos literarios entre los que destacan el Premio Primavera de novela 2005 por Las vidas ajenas, el premio Ramón Gómez de la Serna 2011 por su novela La comedia Salvaje, el premio Alfaguara 2013 por La invenión del amor y el premio Anagrama de ensayo 2012 por La ética de la crueldad. Sus libros están traducidos a varios idiomas.

¿Cómo puedo acceder al taller?

Hay 3 fases de matrícula antes de iniciar el taller:

Envíanos un correo a labuenavida@cafedellibro.es con la siguiente información y adjuntando, solo en formato pdf, todas las notas, borradores u originales que desees: datos de contacto (nombre y apellidos, correo electrónico y móvil), un breve curriculum profesional en 5 líneas, un breve curriculum de tu experiencia literaria publicada o no, breve argumentación sobre las razones por las que deseas tomar parte en el taller y, finalmente, una descripción del proyecto literario sobre le que quieres trabajar en el taller.

El plazo de presentación de proyectos finaliza el 1 de marzo de 2015.

José leerá todos los formularios que se envíen y La Buena Vida invitará a participar en el taller tan solo a un máximo de 5 candidatos por el orden de preferencia manifestado por José Ovejero, en función de la potencialidad o el interés que él pueda aventurar sobre los proyectos y candidatos presentados, pudiendo solicitar para evaluarlos mejor, más información o un contacto directo con el interesado.  La lista de los proyectos aceptados se dará a conocer no más tarde el 10 de marzo de 2015.

Los candidatos dispondrán de 48 horas para inscribirse oficialmente en el taller y comprometerse a desarrollarlo en su totalidad. Si un candidato declinara la invitación, se podría invitar al siguiente candidato en la lista de preferencias del propio escritor. Las plazas pueden quedar vacantes pero en ningún caso serán un número superior a 5 personas.

Esta es una actividad de El sueño del mono loco, la sección para los creadores de La Buena Vida. Más sobre La Buena Vida de los creadores en

¿Para qué sirve la literatura?

¿Para qué sirve la literatura?
Antoine Compagnon – Acantilado

Leer es un acto solitario, silencioso, aunque los tiempos que corren se empeñen en desmentirlo. También escribir. A riesgo de ser tachado de romántico, persiste el ideal de lectura. También de escritura. Silencio, un lugar cómodo, una luz templada y gracil que discurre por la habitación como un agua clara. A pesar de la escena idílica, la Literatura está rodeada de competidores directos, cada vez más. Lo digo porque las novelas, en concreto, viven como un animal acosado en la era de la desidia, los bajos índices de lectura y las nuevas tecnologías.

Explica el autor de este breve libro que estar por la Literatura es como tener “una amante de 18 años”. Como símil no está nada mal. Las carreras de humanidades son la cantera de los escritores en ciernes, pero sabemos que no están pasando por un buen momento. Compagnon explica que no son rentables a corto plazo, y eso, al parecer, es uno de requisitos que las sociedades modernas piden a las disciplinas. El capitalismo exige a sus soldados rentabilidad, movilidad y sacrificio. Con sueldos bajos a ser posible. De poco importa que la novela siga siendo el mejor artefacto para configurar la experiencia humana. Además de que a lo largo de la Historia, haya tenido la delicadeza de liberar al individuo de su sometimiento a las autoridades, de la alienación y la opresión, y por si fuera poco, en la época de oscurantismo religioso, se ocupara de encender la luz en algunas conciencias, explica Compagne, en un repaso sobre las diferentes perspectivas que se ha tenido a lo largo de la historia de este género mutante. La novela es síntoma y remedio del malestar de la sociedad, a la vez que liberadora y manipuladora, explica. Decía T. S. Elliot que la Literatura ayuda a los hombres a saber más sobre el mundo y a vivir mejor. La primera afirmación me convence, la segunda me genera dudas. Con la Literatura, podemos recorrer “regiones de la experiencia humana” a las que otras disciplinas no llegan, porque es con el lenguaje, ese masa inaprensible de cemento armado, transferible, pero inabarcable como un océano ceniciento, con el que el escritor llega más al fondo que nadie. Este libro no es un manual, ni te enseña a decidir si ponerle gafas o bigote a tu personaje, o elegir entre que lance un cuchillo o dispare un arma de fuego con puntería. Pero recorre otros territorios de la Literatura que para un escritor son necesarios.
David García

Más sobre La Buena Vida de los creadores en

Logo_mono loco

Zona de obras

Zona de obras
Leila Guerriero – Círculo de tiza

Podría ser una autobiografía, que lo es. Podría ser, también, un panegírico de periodismo narrativo, un  libro sui generis de estilo, un código deontológico, el anti-manual para escribir la crónica de tu vida o ese libro en el que la autora, a veces humilde a veces guerriera, muestra las costuras, las dificultades, las alegrías y la aflicción que está detrás del proceso de escritura. Leila Guerriero (1967), argentina, de Junín, pluma flamígera y bregada que no ha pasado por la facultad de periodismo -“me siento el pingüino de Batman”-, ha reunido en este ¿manual? un conjunto de columnas, artículos y conferencias en torno al arte de escribir. Así defiende lo que hace. El periodismo como un arte y no como una funcionarización de estilo al que se ven abocados muchos textos en el periódico. Para Guerriero -cuidado con esa i que rompe la monotonía fonológica- la clave está en saber mirar, en esperar. No escribe una crónica quien antes llega, sino quien más aguanta, quien es capaz de pasar inadvertido y mimetizarse con el entorno que lo rodea, invisible al protagonista, materia inerte que sólo ve, escucha, apunta y, si no rompe el clima, pregunta.

Yo encuentro cierta belleza en que las cosas sucedan-absurdas, contradicctorias, a veces irreales- y me gusta entrar a la realidad como a un bazar repleto de cristales: tocando apenas y sin intervenir. (75)

A Leila se le llena la boca de bondades, casi que se enternece, cuando nombra a Martín Caparrós, Alberto Salcedo, Juan Villoro, Rodolfo Walsh, Gay Talese, Corto Maltés o Lawrende de Arabia… Son modelos a seguir, su santoral laico. No se entendería este resurgimiento de la crónica latinoamericana sin las aportaciones de la periodista del cono sur. La primera vez que la leí fue en La Buena Vida, cuando todavía poníamos café y la madera crujía bajo nuestros pies, en el antiguo local de Vergara, 10. Era una antología que Darío Jaramillo había hecho para Alfaguara bajo el título: Crónica Latinoamericana actual. El texto de la argentina colindaba al norte con Caparrós y al sur con Villoro. Despúes, me la volví a encontrar en otra antología, esta vez por cuenta de Jorge Carrión, el tarraconense amante de las librerías, titulada Mejor que ficción, la réplica de Anagrama a ese afán por mostrar lo mejor de latinoamérica -también había algún español- en cuestión de periodismo narrativo. Y, más tarde, cuando La Buena Vida estaba en ese largo proceso de traslado, en Crónica y mirada, un estudio coordinado por María Angulo y publicado por Libros del K.O.  El comienzo de esa crónica dice así:

Es un hombre, pero podría ser otra cosa: una catástrofe, un rugido, el viento. (…) Después, el océano Pacífico, las olas que muerden las rocas como corazones negros. (305)

Se refiere a Nicanor Parra, el antipoeta y Premio Cervantes al que era casi imposible entrevistar, perfilar, buscar en sus ojos la luz de ese océano de la que bebe su poesía.

Leila Guerriero se ha pateado la calle, las ciudades, su país, su continente, el mundo, para luego encerrarse en su casa y contarlo con todas las herramientas que la literatura pone al alcance de los escritores. Si Zona de obras es un gran libro es porque abre las ventanas y muestra cómo ha hecho todo ese trabajo, sin romanticismos, sin falsas premisas. No hay atajos, ni trucos. Como en todo, la respuesta siempre es el trabajo y aplicar el mismo código ético que aplicas en la vida. Si pudiera, colocaría este artefacto en todas las redacciones de periódicos, y en todas las estanterías.

David García

Más sobre La Buena Vida de los creadores en

Logo_mono loco

La literatura es mi venganza

vargasLa literatura es mi venganza-Mario Vargas Llosa y Claudio Magris-Anagrama

Poner a dos intelectuales frente a frente siempre es un acontecimiento, aunque no lleguen a las manos y el tono de la plática sea cordial. En este libro se recoge el diálogo que Mario Vargas Llosa y Claudio Magris tuvieron en diciembre de 2009, en el Instituto Italiano de Cultura de Lima. Allí se habló de literatura y política, de sociedad y cultura, así como de algo tan abstracto y definitorio como es el tiempo y el arte de saber tratarlo en las novelas.

El lector encontrará razones bien argumentadas para dejar que la ficción entre en su día a día, para “experimentar esta necesidad aventurera de crear cada vez un mundo nuevo”. La Literatura, como los espejos del callejón del gato de Valle-Inclán, deforma, pero a la vez ordena, hace comprensible esa maquinaria inabarcable de sucesos a la que llamamos vida. Una narración tiene principio y fin, algo que, si no consuela, al menos tranquiliza. A través de sus trucos y artificios, la Literatura miente con la intención de buscar la verdad, las esencias. Un juego de aparentes contradicciones que no tiene otra fin -ni más ni menos- que ahondar en las experiencias del hombre.

¿Qué hacer cuando un gran escritor ha apoyado la barbarie? Los autores recomiendan no caer en el amor ciego, amar su obra y rechazar su actitud, siempre reprobable. Nadie dijo que para ser un gran artista hay que ser buena persona. También se habla aquí de la complejidad del mundo y  de la incapacidad de la democracia y de la política para resolver problemas como la inmigración o la imposición de ciertos hábitos con la excusa de la tradicicón cultural. Aunque a muchos les escueza, es de agradecer la lucidez y la claridad con la que estos dos escritores, que se llevan leyendo mutuamente desde hace años, transmiten sus ideas.

David García 

Más sobre La Buena Vida de los creadores en

Logo_mono loco

El capital en el siglo XXI

JpegEl capital en el siglo XXI
Thomas Piketty – Fondo de Cultura Económica

Con mucho, el libro más esperado del año. Cada uno de los afluentes del río de tinta que ha provocado este libro ha resultado una razón para esperar su traducción.

Ha sido Krugman uno de sus más enardecidos defensores, fundamentalmente, porque comparte con él la lucha contra los mantras de la mentira. Son algo así como el Richard Dawkins de la economía.

En concreto Krugman escribía sobre el nuevo libro del economista francés Thomas Piketty, El capital en el siglo XXI, diciendo que, en su opinión, “es un prodigio de honestidad. Otros libros de economía han sido éxitos de ventas, pero, a diferencia de la mayoría de ellos, la contribución de Piketty contiene una erudición auténtica que puede hacer cambiar la retórica. Y los conservadores están aterrorizados.”

Piketty, decía Krugman en el artículo, “no es ni mucho menos el primer economista en señalar que estamos sufriendo un pronunciado aumento de la desigualdad, y ni siquiera en recalcar el contraste entre el lento crecimiento de los ingresos de la mayoría de la población y el espectacular ascenso de las rentas de las clases altas. Es cierto que Piketty y sus compañeros han añadido una buena dosis de profundidad histórica a nuestros conocimientos, y demostrado que, efectivamente, vivimos una nueva edad dorada. Pero eso hace ya tiempo que lo sabíamos. No, la auténtica novedad de El capital es la manera en que echa por tierra el más preciado de los mitos conservadores: el empeño en que vivimos en una meritocracia en la que las grandes fortunas se ganan y son merecidas.”

Y añadía: “Con todo, ha sido impresionante ver a los conservadores, uno tras otro, acusar a Piketty de marxista. Incluso Pethokoukis, que es más refinado que los demás, dice de El capital que es una obra de “marxismo blando”, lo cual solo tiene sentido si la simple mención de la desigualdad de riqueza te convierte en un marxista. (Y a lo mejor así es como lo ven ellos. Hace poco, el exsenador Rick Santorum calificó el término “clase media” de “jerga marxista”, porque, ya saben, en Estados Unidos no tenemos clases sociales).”

Y finalmente, con ese estilo tan suyo de quien sabe que cualquiera que tire de hemeroteca y relea sus artículos de hace años, verá confirmadas sus opiniones por la fatídica realidad, decía: “Ahora bien, el hecho de que sea evidente que los apologistas de los oligarcas estadounidenses carecen de argumentos coherentes no significa que estén desaparecidos políticamente. El dinero sigue teniendo voz; de hecho, gracias en parte al Tribunal Supremo presidido por John G. Roberts, su voz suena más fuerte que nunca. Aun así, las ideas también son importantes, ya que dan forma a la manera en que nos referimos a la sociedad y, en último término, a nuestros actos. Y el pánico a Piketty muestra que a la derecha se le han acabado las ideas.”

No creo que haya mejor forma de exponer por qué este libro es importante, en la época de los argumentarios y del robo más importante que estamos sufriendo: el del significado de las palabras.

Para leer todo el ar´ticulo de Kugman sobre este libro

El Taller Literario de Marta Sanz para La Buena Vida

¿En qué consiste?

Durante 5 meses Marta Sanz va a leer y seguir de cerca 5 proyectos literarios y va a aconsejar tanto individualmente como mediante reuniones colectivas para llevarlo a cabo de la mejor manera. Los participantes compartirán con ella sus borradores y notas e irán desarrollando su proyecto de forma voluntaria durante el taller.

¿Qué no debes esperar?

Este taller no es un curso, no tiene un temario, sino un espacio de trabajo en el que compartir dudas e ideas sobre tu propio proyecto literario. Lo más importante de este taller depende de ti, de tu trabajo y tu dedicación, Marta solo va a servirte de apoyo en tanto en cuanto tú trabajes en tu proyecto. La participación de Marta Sanz, sus consejos y opiniones son totalmente personales y buscarán en todo momento ayudar al participante desde una visión y experiencia personales de la literatura y del proceso creativo.

¿Cuál es la dinámica del taller?

El taller se desarrolla a lo largo de 5 meses. En ellos, cada participante tendrá al menos 5 sesiones de trabajo individuales con Marta Sanz para abordar aspectos de su propio proyecto. Además, tomará parte en otras 6 sesiones colectivas de un carácter más teórico en las que se tratarán aspectos de la escritura tomando como ejemplo los trabajos en desarrollo.

¿Que pasa con tu obra al acabar el taller?

Si los participantes finalizan su proyecto y, tanto Marta Sanz como el propio autor, lo consideran apto para intentar su publicación, la Agencia Literaria VicLit de Barcelona tiene un compromiso con La Buena Vida para evaluar los trabajos en plazo máximo de dos meses, aportando sus consideraciones acerca de la potencialidad comercial de los trabajos para, de común acuerdo con el autor, estudiar la posibilidad de que la agencia promueva su trabajo ante las editoriales con la intención de lograr un contrato de edición.

¿Quién puede participar en el taller?

Cualquier persona que tenga un proyecto literario propio, ya sea una idea avanzada o un borrador completo y que esté motivada para dedicar 5 meses a desarrollarlo y mejorarlo.

¿Cuándo tienen lugar las sesiones presenciales en La Buena Vida?

El taller se desarrolla a lo largo de los meses de febrero a junio de 2015.

Las sesiones colectivas tendrán lugar un día al mes en horario de común acuerdo entre los inscritos y la propia Marta Sanz y se irán fijando con la suficiente antelación para que pueda programarse el trabajo y asistencia.

Las sesiones individuales se establecerán de común acuerdo entre cada inscrito y Marta Sanz teniendo en cuenta, además de las agendas personales de cada uno, la naturaleza y desarrollo del proyecto.

¿Cuál es el coste de la matrícula?

El coste de la matrícula es de 100€ y 5 mensualidades más de la misma cantidad al principio de cada uno de los meses en los que se desarrolla el taller.

marta_sanz_peque_a¿Quién es Marta Sanz?

Marta Sanz (Madrid, 1967) publica con la editorial Debate las novelas: El frío (reeditada en 2010 en Caballo de Troya), Lenguas muertas y Los mejores tiempos (Premio Ojo Crítico de RNE en 2001). En 2003 aparece en Destino, Animales domésticos, y en 2006 queda finalista del Premio Nadal con Susana y los viejos. Ha participado con relatos en varios volúmenes colectivos y obtenido el Premio Vargas Llosa-NH en su XI edición. Es autora de una antología de poesía española contemporánea: Metalingüísticos y sentimentales (Biblioteca Nueva). En 2008, publica la novela autobiográfica La lección de anatomía (RBA) reeditada en una nueva versión por Anagrama (2014). En 2010 aparecen los poemarios Perra mentirosa y Hardcore (Bartleby) y su novela Black, black, black, protagonizada por el detective Arturo Zarco, que volverá en Un buen detective no se casa jamás (2012). Ambas novelas (en Anagrama) han tenido una excelente acogida en su traducción al italiano. 2013 es el año del poemario Vintage (Bartleby) y de Daniela Astor y la caja negra, novela galardonada con los premios Tigre Juan, Cálamo-Otra mirada y Estado Crítico. En 2014 publica el ensayo No tan incendiario (Periférica) y la novela Amour Fou (La pereza ediciones). Colabora con El Cultural, Babelia, El confidencial.com y la revista Mercurio.

¿Cómo puedo acceder al taller?

Hay 3 fases de matrícula antes de iniciar el taller:

  1. Envíanos un correo a martasanzenlbv@gmail.com con la siguiente información y adjuntando, solo en formato pdf, todas las notas, borradores u originales que desees: datos de contacto (nombre y apellidos, correo electrónico y móvil), un breve curriculum profesional en 5 líneas, un breve curriculum de tu experiencia literaria publicada o no, breve argumentación sobre las razones por las que deseas tomar parte en el taller y, finalmente, una descripción del proyecto literario sobre le que quieres trabajar en el taller.
  2. Marta leerá todas los formularios que se envíen y La Buena Vida invitará a participar en el taller tan solo a 5 candidatos por el orden de preferencia manifestado por Marta Sanz, en función de la potencialidad o el interés que ella pueda aventurar sobre los proyectos y candidatos presentados, pudiendo solicitar para evaluarlos mejor, más información o un contacto directo con el interesado.
  3. Los candidatos dispondrán de 48 horas para inscribirse oficialmente en el taller y comprometerse a desarrollarlo en su totalidad. Si un candidato declinara la invitación, se podría invitar al siguiente candidato en la lista de preferencias de la propia escritora. Las plazas pueden quedar vacantes pero en ningún caso serán un número superior a 5 personas.

Esta es una actividad de El sueño del mono loco, la sección para los creadores de La Buena Vida. Más sobre La Buena Vida de los creadores en

Logo_mono loco

Indies, hipsters y gafapastas. Crónica de una dominación cultural

índiceIndies, hipsters, y gafapastas. Crónica de una dominación cultural
Victor Lenore – Capitan Swing

Me comentaba un amigo que esto de los hipsters no era para tanto, pero después de leer esta demoledora crítica a la tribu urbana del momento, no estoy tan seguro. Victor Lenore viene del periodismo cultural y ha estado vinculado a Ladinamo, además de ser fundador del sello Acuarela y conocer bien las entrañas del sector musical independiente. Ha colaborado con publicaciones como Rockdeluxe o Playground, a las que, por cierto, les da cera en este análisis de las costumbres, fobias y  formas de vida de los Hipsters.

Lenore se remonta a los orígenes, a aquella Generación Beat que alucinaba con la carretera y ponía en cuestión el sistema establecido. Pero estos jóvenes, y no tan jóvenes, que han recogido la bandera Hype, adoran el mundo capitalista en el que viven, son consumidores sin complejos, orgullosos soldados de las grandes corporaciones y del capital. A pesar de que la mayoría “tiene bajos sueldos y condiciones de vida lamentables”, asegura  el autor, le han dado la espalda a los problemas políticos que nos acucian. Como envueltos en la brea hedonista , les resbala todo aquello que se parezca a pancartas y reivindicaciones. “El moderno no entra en conflictos con las estructuras dominantes(…)”, explica Lenore, hendiendo el estilete de palabras en  la carne moderna. En este intento de encontrar las cuatro patas de la ideología Hipster -o la no ideología-, el autor hace autocrítica y se confiesa pecador y ex militante de la tribu en ciernes, en un ejercicio de introspección. Gran parte de las afirmaciones están basadas en sus experiencias personales.

El libro está repleto de ejemplos y curiosidades que sitúan al lector en el universo de una tribu, en su mayor parte de raza blanca,  que desprecia todo aquello que huela a racial y que, además, se siente con autoridad y superioridad moral avalada por los medios de comunicación de masas. No hay que olvidar que Rupert Murdoch es uno de los accionistas de Vice, una de las publicaciones Hipster más punteras, además de otros medios, como la cadena Fox. El libro ha sido prologado extensamente por Nacho Vegas.  Después de la lectura, es obvio que su autor no ha venido a hacer amigos, pero sí a aclarar ciertas cuestiones y a poner algunas cosas en su sitio.

David García

El agua que falta

El agua que falta
Noelia Pena – Caballo de Troya

Me equivoqué, como tantas otras veces. Lo digo por colocar en las estanterías de narrativa este artefacto que se desliza, sin complejos, por el ensayo, la poesía, la autobiografía, el aforismo o el axioma: “Mi cárcel conserva intactas sus ventanas.”(52). Es verdad que conforme avanzaba la lectura me decía, esta escritora tan joven -1981- tiene toda la pinta de venir de la filosofía, y en efecto, otra vez me había equivocado, donde se podía leer “Licenciada en Filosofía”, yo me había pegado un resbalón de ojos y había leído, erróneamente,  en Filología.

La política, la filosofía, el cabreo ciudadano y la indignación son algunos de los asuntos que asoman, bajo la pátina de la confesión, en este libro. Su autora tensa con temple las palabras en el arco del civismo, piensa el mundo, los desmenuza y lo aborda desde la teoría pero con un afán renovador. Noelia Pena es crítica con el capitalismo, la gran bestia, viene de esa corriente de intelectuales en la que cree que es posible cambiar las cosas.  Para ella el lenguaje no es una mera intermediaria, reconoce sus límites para arrancarle la verdad a la realidad, pero entiende que tiene el poder de la transformación:

“Hacernos cargo del lenguaje de una forma que nos involucre y nos sintamos afectado significa exponerse. Dicha exposición no permite vuelta atrás; en ella dejamos de ser lo que éramos antes. Hablar y compartir la palabra, al igual que escribir y compartir lo que escribimos , son actos que nos transforman.”(97)

A la autora le preocupa el momento histórico que vivimos. En su discurso busca asir a ese pez escurridizo que es la realidad, lanzar puentes, estrechar las vías que separan al hombre del pensamiento, para que el lector no tenga la impresión de que se está hablando del sexo de los ángeles. El intento de buscar soluciones siempre tiene algo de fallido, pero ya es un éxito atreverse a preguntar, a cuestionarse el mundo que nos rodea.  También caben en este libros los saltos ensayísticos en el campo de la literatura, Pena tira de David Foster Wallace, uno de los mártires de la post modernidad. Su voz propia, a veces poética, otras no tanto, le dan a El agua que falta un ritmo, una consistencia que te lleva, casi sin enterarte, hasta el final.

David García

Más sobre La Buena Vida de los creadores en

Logo_mono loco