Archivo de la categoría: Cine

Club de Cine

logo_filmin3

Nuestro Club de Cine permite profundizar en todos los aspectos de las películas propuestas, compartiendo la experiencia individual del visionado de las mismas, con la participación en una sesión de puesta en común dirigida por nuestro coordinador o el invitado de cada sesión.

Durante las sesiones no se proyectan las películas, que se recomienda haber visualizado antes para aprovechar mejor la sesión y poder participar activamente en ella. Si no dispones de los DVD puedes incluir una suscripción de un mes a Filmin al mejor precio (5€) al hacer tu inscripción para que vengas con las películas vistas desde casa. La inscripción básica es de 10€ y se puede realizar en la propia librería o en este enlace.

Coordinado por: Pilar Torres Vicente, apasionada de los libros y el cine, estudió Filología Hispánica en la UCM y es máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid. Ha escrito en La Grieta Online, corregido novelas y artículos y trabajado en la organización y programación de Casa del Lector-Matadero Madrid. Su pasión por el séptimo arte le ha llevado a realizar este último año un curso de crítica cinematográfica.

Sesiones programadas:

 

cartel-club-de-cine-un-personaje-se-desvanece-5cartel-club-de-cine-los-colores-primarios

Sesiones ya celebradas:

cartel-club-de-cine-flaneurismos

cartel-club-de-cine-a-la-vejez-viruelas

club-de-cine-solsticioclub-de-cine-fragmentos

club-de-cine-rebollo

Bresson por Bresson, entrevistas (1943-1983)

Bresson por Bresson, entrevistas (1943-1983)

Robert Bresson – Intermedio

Cuenta Santos Zunzunegui en el prólogo de este libro una anécdota apócrifa sobre Meliés y su primera vez en uno de los espéctaculos de los hermanos Lumière. Según los misterios de los primeros manivelazos de la cámara, cuando al director que creó la fantasía le preguntaron qué fue lo que más le sorprendió del invento, aseguró que lo fundamental de esas imágenes en movimiento era que, por fin, un arte podía captar el viento.

Es esa levedad la que recorre las películas de Bresson, una brisa que se transforma en estilo. Con tan solo 14 películas, la filmografía de Bresson se convirtió pronto en un cine capaz de observar la realidad de una manera especial, donde se mueven las manos más que los gestos y las vidas son caminos oscuros en busca de la redención. Películas breves que quieren despojarse de convenciones, sin actores profesionales y bandas sonoras donde el ruido de las acciones componen una sinfonía que habla de lo real, lo que cuenta el silencio.

Este libro ordena cronológicamente las entrevistas que concedió Bresson a lo largo de su carrera, en las que le vemos formarse su particular vision del cinematógrafo tras titubeos, las dudas y los errores que ve en sus películas. ‘Bresson por Bresson’ traza el camino que lleva hasta ‘Notas sobre el cinematógrafo’, uno de los libros fundamentales en las baldas de La Buena Vida de la Filmoteca.

Pero no todo es teoría cinematográfica en estas entrevistas. En Bresson por Bresson’ tenemos la oportunidad de ver ‘Pickpocket’ o ‘Al azar, Baltasar’ con los ojos que las imaginaron, las manos que crearon cada plano y todo lo que quedó por el camino. Un libro para preparar y disfrutar del ciclo que la Filmoteca Española va a dedicar al director francés en enero del 2016.

Pilar Torres

Del caminar sobre hielo

delcaminarsobreelhieloDel caminar sobre hielo
Werner Herzog – Gallo Nero

Tal y como está el mundo, uno no sabe muchas veces cómo puede seguir girando con aparente normalidad. Quizá coge la energía de las pequeñas gestas de algunos de sus habitantes, muchas anónimas. La de Herzog podría ser una más. Un impulso irracional (o quizá no tanto) como reacción a una mala noticia: su amiga Lotte Eisner está gravemente enferma.

En ese momento da igual que Herzog se encuentre a 800 kilómetros de distancia, en Munich, y que sea pleno invierno en Europa. Con sólo lo imprescindible, una brújula y las botas para andar, emprende el camino a pie guiado por la idea de que si consigue llegar a París de esta manera, su amiga se recuperará. No puede haber razón mejor para un reto.

‘Del caminar sobre hielo’ recoge las anotaciones que Herzog realizó
sobre el viaje, imágenes en palabras de lo que tiene ante sus ojos, como si a cada momento nos respondiera a la pregunta ‘¿qué estás viendo ahora?’. Campos interminables, frondosos bosques, vacas, ovejas, algún perro, casas abandonadas. Frases cortas y una sucesión de nombres de los lugares que va recorriendo, los ríos que cruza… y la soledad en el camino.

Me acuerdo de otro pequeño libro, ‘Elogio del caminar‘, y de las reflexiones que Antonio Muñoz Molina y Jordi Corominas nos regalaron en la presentación de ‘El faro del fin del Hudson’ en La Buena Vida, una obra nacida precisamente también de los paseos de su autor. Otros caminares diferentes pero en todos un elemento común: la mirada que se deja sorprender, la soledad que ayuda a detenerse, a mirar diferente, a interpretar, por qué no, el mundo de otra forma.

Herzog sufre por las heridas, los dolores, la lluvia y el frío que le atenazan, le surgen dudas, la soledad le pesa. Acompañarle es un ejercicio, intenso en ocasiones, pero recomendable para la salud.

Instrucciones para ver una película

Instrucciones para ver una película
David Thomson – Pasado y Presente

La fascinación que ejercía el cine sobre los espectadores hace unas décadas se ha transformado en nuestros días en un fantasma. Vivimos rodeados de pantallas, reproducimos vídeos a todas horas y la fascinación por esa cueva oscura donde se acababa el mundo durante dos horas se interrumpe ahora con luces y vibraciones de teléfonos.

David Thomson es uno de los críticos de cine más reputados en el mundo anglosajón. En la lista de los cinco mejores libros sobre cine, la revista ‘Sight&Sound’ le otorgó el premio gordo a su obra capital,A biographical dictionary of film’. Y no es de extrañar, ya que su escritura fascina con la mezcla de lo personal, el análisis original de películas estudiadas hasta la extenuación y la originalidad de los planteamientos.

Instrucciones para ver una película no es un manual categórico, sino que sus instrucciones no son más que claves desde las que descubrir nuevas facetas de las películas. Detalles que hacen de un anuncio una micropelícula admirable, que pueden transformar el género de ‘Amanecer’ si Dona Summer protagoniza la banda sonora. Un ameno ensayo para redescubrir y animarse a disfrutar de cualquier tipo de películas, desde las grandes produciones mudas hasta las últimas series de la HBO, sin olvidar los detalles que hacen a ‘Psicosis’ una película única o los colores que hacen de ‘Mr. Turner’ un cuadro en movimiento.

Pilar Torres

A los actores

A los actoresA los actores
Manuel Gutiérrez Aragón – Anagrama

Está claro que en La Buena Vida nos gusta el cine, por eso estamos en el vestíbulo de la Filmoteca Española con nuestra librería especializada. Nos gusta el cine en general, ir al cine, pero también la gente del cine. En esto coincidimos con Manuel Gutiérrez Aragón que ha dedicado un libro a uno de sus colectivos, los intérpretes.

‘A los actores’ es una declaración de amor a esas personas que dan forma a nuestros sueños en la gran pantalla, los que encarnan a los personajes imaginados primero por el guionista y más tarde por el director.

Gutiérrez Aragón ha desarrollado ambas facetas en el séptimo arte y por eso sabe de su importancia. En este libro hace un recorrido por su historia personal, desde que era pequeño e iba los domingos por la mañana a ver los fotocromos de la película de estreno, su paso por la Escuela de Cine, su primera película, sus trabajos posteriores, hasta que tomó la decisión de no dirigir más y dedicarse a escribir. Pero es además un libro cargado de pinceladas sobre cómo hacer cine: la importancia del encuadre, el manejo del fuera de campo, la fuerza de un primer plano, el protagonismo de un desnudo, lo que ve la cámara y lo que ve el director…

“El primer contacto con el cine se produce al contemplar a los actores, esos cuerpos y almas en movimiento que nos ofrecen su presencia a unos cuantos metros del sitio que ocupamos en la sala oscurecida”, afirma Gutiérrez Aragón. Y hace en este libro un repaso por muchos de los que han compartido con él su carrera. Ángela Molina, Alfredo Landa, Cristina Marcos, Fernando Fernán Gómez, José Luis Fernández (Pirri) o Fernando Rey entre otros, llenan las páginas de anécdotas en las que se dejan caer pequeñas/grandes lecciones del oficio cinematográfico.

Vivo, por eso soy feliz

Vivo, por eso soy feliz

Luis Buñuel – Confluencias

Confluencias nos trae una nueva entrega de su colección de conversaciones con personalidades destacadas, esta vez con Buñuel como protagonista. Un libro que se transforma en un carrusel de las obsesiones, influencias e ideas que giraban en torno a este fornido aragonés.

Estas nueve entrevistas funcionan como fotografías que retratan al director en diferentes circunstancias de su vida. Desde la charla con Dalí justo antes de grabar Un perro andaluz hasta la promoción de El discreto encanto de la burguesía en 1972, Buñuel es siempre un interlocutor contradictorio, firme en sus convicciones y en el rechazo a todo atisbo de intelectualidad, lleno de sentido del humor y sorpresas, como demuestra la entrevista de Cabrera Infante.  A lo largo de su vida sorprende por su compromiso con el ecologismo, el poco sentido del riesgo y la incansable defensa de aquellas películas en las que realmente creía, aunque la censura intentara oscurecer muchos de sus planos.

Para él el cine es una industria, donde un creador puede desarrollar una obra personal y única sin que tenga que rechazar a la hipnosis del público. Un libro para disfrutar de Buñuel y ver, una vez más, alguna de las películas en cualquiera de sus etapas, sin riesgo a equivocarse.

Buenos días, cine

Buenos días, cine
Jean Epstein – Intermedio

Durante los años de esplendor del cine mudo todo debían ser deseos para pasar un gran día. Un arte nuevo, parecido pero muy diferente al teatro, conseguía embrijar con imágenes, había descubierto la magia del montaje y jugaba con las velocidades, los planos y los escenarios sin complejos, como uno se embarca en un mundo nuevo.

Buenos días, cine es uno de los primeros libros que reflexionaron sobre las posibilidades de este arte, de sus poderes para transformar la visión del mundo mientras dominaban las vanguardias. La mezcla de collage, poesía y ensayo consigue transmitir la misma fascinación que debían sentir los asistentes de esas barracas, donde los carteles que fascinaban a Epstein reclamaban las miradas del mundo entero.

En La Buena Vida de la Filmoteca pasamos las tardes viendo cómo el cine Doré se llena de espectadores, muy distintos a esos con los que Epstein compartía la fascinación por los primeros planos. Hoy las caras de los personajes siguen alzándose varios metros, rompen las distancias y nos hacen ver el mundo de otra manera, aunque la cámara no sea más que un ojo mecánico. Porque, aunque ya no haya tanta gente que se deje embaucar por el cinematógrafo, los que quedamos seguimos dando los buenos días a la luz de las imágenes.

Pilar Torres

La puerta del cielo

VittorioLa puerta del cielo
Vittorio De Sica – Confluencias
La editorial Confluencias ha publicado recientemente la biografía de Vittorio De Sica, encontrada casualmente por su hijo, en la que recuerda desde sus años de estudiante, su paso por las compañías de teatro y sus viajes ida y vuelta a las américas como actor cómico hasta llegar al momento importante de su vida, cuando pasa de ser un galán y actor conocido de comedia a ser un director que despierta ante la realidad de un país destrozado y pobre.
De Sica escribió estas memorias al vuelo, como si se las contara a un amigo, y al lector esa cercanía le pone al mismo nivel que los grandes cineastas y compañeros de esa época del cine italiano con los que compartió profesión y vivencias.
Dice De Sica que uno de los mejores consejos que le dieron vino de su amigo, el guionista Giuseppe Marotta, “con  el dinero ganado con películas comerciales luego puedes hacer las que realmente deseas filmar”. Y siguió el consejo porque Umberto D y El ladrón de bicicletas estuvieron a muy poco de no ser producidas, nadie creía en un cine “tristemente real”. Ningún productor veía la riqueza que esas películas aportaban al cine y a la historia en general.
Su vida estuvo llena de viajes, habitaciones de hotel, frías y desangeladas al principio, elegantes y confortables más tarde. Contó con amigos como Rossellini, Zavattini, Alberto Sordi y hasta la reina Isabel II le pidió un día ver su película Umberto D. Luchó por representar obras más allá de la comedia fácil así como dirigir cuando se dio de cuenta de que lo suyo no era ser solo un galán cómico. El mundo estaba patas arriba y eso había que contarlo.
En La Buena Vida es escuchar la palabra cine y ponernos contentos. Nada mejor que ver la realidad tal como es, o como era en tiempos de posguerra, con los ojos de uno de los mejores cineastas, de un buen hombre, de un buen actor.

El productor accidental

Maquetación 1El productor accidental
Pau Subirós – Anagrama
De lo que estoy realmente seguro es de que jamás deseé, ni si quiera remotamente, convertirme en productor.
Con esta declaración empieza el libro de Pau Subirós que acaba de editar Anagrama. Y es un buen resumen de lo que vamos a leer a continuación. Eso sí, acabará siendo productor sin dudarlo.
La plaga es el primer largometraje de la directora catalana Neus Ballús y El productor accidental cuenta, con detalles de verdadero maestro en producción, cómo se pudo llegar a realizar en 4 largos años. Y es el productor de la película, Pau Subirós , quien toma la palabra y va describiendo minuciosamente cada etapa por la que va pasando el proyecto. Todo a su vez mezclado con anécdotas e incluso partes del libro en el que Subirós se “desnuda” ante el lector para contar los múltiples sinsabores que conlleva hacer una película como La plaga en un país como este y en una época como la actual.
Cuando llega la segunda parte del libro, una vez acabada la película, llegan los premios y el productor nos cuenta como viajaron, conocieron a interesantes cineastas, la película llegó a los cines y consiguió premios pero ¿y la siguiente película? Si con lo que gastan algunos festivales en copas se podrían hacer varias películas, y muy buenas, ¿por qué es tan difícil producirlas?…
El insomnio, el calor de los rodajes veraniegos, la falta de tiempo para completar el plan de rodaje, las libretas bajo la almohada de la jefa de producción, los desvelos de la directora por si llueve en la escena crucial, los “ojos de la cámara”… Conceptos comunes a todas las películas, sean grandes o pequeñas, son los protagonistas de este libro imprescindible para un cineasta de nuestros días. Porque le animará a seguir adelante y le consolará cuando encuentre los problemas comunes a toda producción.
Es un libro que podrían leer tanto profesionales del cine, para conocer experiencias de compañeros, como aquellas personas ajenas a la industria, solo por el mero hecho de disfrutar conociendo una profesión apasionante desde dentro y descrita con un lenguaje claro, llena de reflexiones más allá del cine y que giran en torno a la política, a la cultura, al mundo en general.
Acaba el libro con la película en lo más alto y con sus protagonistas intentando volver a la normalidad, pero el mundo del cine no es normal y en La Buena Vida lo sabemos. Nada más emocionante que estrenar una película, o en su defecto, leer cómo lo han hecho otros, siempre que esté bien escrito.

La Bella y la Bestia, diario de rodaje

La Bella y la Bestia, diario de rodaje – Jean Cocteau – Intermedio

Todos los rodajes nacen, se complican y mueren, pero pocos como este de Cocteau pueden presumir de haber hecho frente a todas las dificultades imaginables. Una película con un potente espíritu poético y una atmósfera fantástica que nace en el peor momento de Francia, entre cortes de luz y sin suficiente película para rodar todo lo necesario. Un equipo que va sufriendo la desgracia de la enfermedad, con Jean Marais sangrando al subirse al caballo que le hará recorrer bosques encantados o la enfermedad cutánea que mantendrá a Cocteau alejado de su amado equipo un mes entero.

Pero los inconvenientes que uno se encuentra por el camino, las marejadas que hay que cruzar, se convierten en una forma de demostrar el propio amor por el proceso, la confianza en la obra. La Bella y la Bestia (1946) fue para Cocteau una demostración del arte por encima de todo contratiempo y, para el cine francés, un milagro. Una película fascinante e hipnótica, donde la magia de los recursos más simples y antiguos del cine consigue, como en toda la filmografía de Cocteau, alcanzar el nivel de los sueños. Así que, cuando descubrí este libro en mitad de un estante de La Buena Vida de la FIlmoteca, del color de una suave rosa del jardín de la Bestia, tuve que dedicarle largas noches de compañía.

Como señala Miguel Marías en la presentación de esta edición, es muy probable que el diario de rodaje “más profundo, subterráneamente más influyente y el mejor escrito jamás sea el de Jean Cocteau”. Unas notas que narran toda la aventura, ilusiones, cansancios y reflejo de una época plagada de miedos políticos y  un carrusel de figuras históricas que rodean a Cocteau, pintor, cineasta enamorado de Meliés y Einseinstein y, ante todo, narrador. Él, que nunca fue un cineasta de oficio, se despierta en medio de la noche al recordar sus errores o las escenas que le faltan por grabar:acompañamos un director en constante aprendizaje e investigación, un descubridor capaz de viajar a través de los espejos.

Este diario se convirtió en un referente de juventud para los cineastas de la nouvelle vague: en algún momento de sus vidas, Rivette, Resnais, Rohmer, Truffaut, Godard o Chabrol confesaron su deuda con las desventuras cocteaunianas allá por 1946. La Bella y la Bestia, diario de rodaje nos descubre cómo la belleza no está reñida con el ahorro, que la poesía gana poder cuando dibuja con fuerza sus bordes en la pantalla, sin ser el objetivo de la cámara pero sí la finalidad del rodaje.

Pilar Torres