Maleza

Era una tarde del verano del 2009 que yo leía tumbado en el suelo de un apartamento de Sevilla una novela titulada Perrera (Norma Editorial, 2009). Afuera, el sol era una maleza de fuego que se apoderaba la ciudad. Recuerdo aquel momento y aquella lectura, en casa de mi amigo Alfonso, en bermudas, en busca del frescor de las losas e imbuído, con aquellos personajes de extrarradio, en un mundo brutal y salvaje, a la vez que poético.

Chatarra (Calambur, 1998), La canción donde ella vive (Calambur, 2009), Moro (Eutelequia, 2011), Todo está bien (Tusquets, 2015) y La gran ola (Tusquets, 2016) son novelas en las que Ruiz ha desplegado un universo mítico pero cercano, construído a base de parajes desolados y barrios periféricos. Sus personajes miran hacia el futuro, cuando son capaces, con rabia, desarmados, porque viven un tiempo que no parece que haya sido hecho para ellos.

La supervivencia, la desfachatez de la política, el periodismo y los periodistas de raza, la corrupción del hombre, la injusticia, la pobreza estructural y la bajas pasiones son temas a los que recurre el escritor sevillano para mostrar su visión del mundo. Con Maleza, Ruiz recupera Perrera, e incorpora dos nouvelles que ensanchan este mundo mítico bajo el nombre de Balseras.

Los personajes de estas tres novelas cortas no avanzan, o si avanzan, el lector intuye que lo hacen por el camino equivocado. Es esa maleza la que enturbia la visión y confunde a estos personajes envueltos en la manigua de las horas, y convierte la geografía en un mapa sin coordenadas por el que rular.

Bruto, Cucho, el Panceta, Blanes, Ansorena, Nolito, Dimas… son algunos de los personajes que recorren estas tres historias: Perrera, Carnaza y Maleza. Pero uno puede hacer una lectura conjunta, como si fueran tres narraciones que se superponen, se cruzan y se articulan. Maleza comparte un registro y una sensibilidad que hacen de lo periférico el centro del mundo, con la Ronda de Leiva como cruce de caminos. Parece que el escritor releyera a su manera los viejos blues de Robert Johnson.

Y es que estas historias conectan con la música y con los mensajes que la cultura pop ha lanzado a lo largo de décadas. En Maleza asoma la larga marcha de The Rolling Stones, la voz apocada de Al Green o la idiotez que tan bien sintetizó Radio Futura en El tonto Simón. Todos necesitamos un refugio en días de borrasca, ya sea en una canción o en libro como éste, que aunque desasosiega, atrapa.

@cercodavid es David García Martín

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s