Me llamo Lucy Barton

IMG_0178Me llamo Lucy Barton – Elizabeth Strout – Duomo

La protagonista de esta novela estuvo en el hospital durante casi nueve semanas. Allí, en una habitación aséptica y blanca frente al edificio  Chrysler de Nueva York, “con su esplendor geométrico de luces”, comienza el relato de Lucy Barton, una mujer que echa la vista atrás y sumerge al lector en su historia personal. Escrito en primera persona, la voz narradora parece ligera, pero es vibrante, de vuelo sutil y delicado como el viento que levanta sábanas a última hora de la tarde.

Barton remonta los recuerdos y nos muestra a la niña que fue. Nacida en una familia muy pobre, donde la televisión era un lujo que no se  podían permitir, la joven se inicia en la lectura, junto a su hermano. Pero ella tiene la suerte de ir a la universidad. Esta experiencia la vive como si fuera un sueño. A veces tiene miedo de que sea un sueño al que no pueda volver a entrar. También nos cuenta cómo pasa por el matrimonio y la maternidad. Hay un pudor del que se va deshaciendo Lucy hasta llevar al lector al tuétano contra el que choca la vida. Porque es eso, la vida, lo que la narradora ensambla en estas páginas que rozan la ingenuidad de la experiencia de ir haciéndose fuerte en el camino. Como un címbalo en movimiento, el tiempo se pasea a saltos por las páginas de Me llamo Lucy Barton y el lector se suma a esta estrategia de romper la cronología y viajar de adelante hacia atrás, y de atrás hacia adelante.

Entre otros personajes, por aquí pasan sus dos hijas, su marido, sus hermanos y su madre, de la que ha vivido separada, pero con la que mantiene una relación  a distancia que se rompe cuando irrumpe  la enfermedad en sus vidas, como si en el hogar no hubiera habido espacio para que el amor filial brotara en toda su intensidad. Sarah Paine es otro de los personajes, una escritora que da color a la narración. La relación que  Lucy Barton mantiene con todos ellos preña de literatura la novela.

En otro plano, no menos importante, está la escritura. Porque Lucy Barton es escritora. Y esa lucha que mantiene con la difícil tarea de juntar palabras corre como un río subterráneo, casi como una fiebre, a lo largo de esta novela escrita por Elizabeth Strout, que obtuvo el Premio Pulitzer con la novela Kitteridge, entre otros galardones, y que consigue,  por unas horas, que todo se pare y la ficción sea, de nuevo,  dueña de nuestras vidas.

@cercodavid

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s