Jardines. Los verdaderos y los otros

Jardines. Los verdaderos y los otros
Umberto Pasti, dibujos de Pierre Le-Tan – Elba
Como bien denunciaba Thoureau en Walden, a pesar de todo el progreso y la obsesión por ser cada día más modernos, no podemos negar el papel fundamental de la naturaleza en nuestras vidas. Las plantas son el tacto de la tierra, configuran el sentido más sensual de nuestro mundo y son su forma de expresión: nacen donde pueden ser fuertes y crean en su supervivencia la belleza salvaje e incontrolable que hoy, sumergidos en un mundo racional y utilitario, nos dedicamos a despreciar.
Umberto Pasti, un italiano afincado en Túnez (reducto de lo poco que queda de la esencia mediterránea y lugar perfecto para mantener un jardín salvaje), va paseando su experiencia y saber por las distintas manifestaciones que nos podemos encontrar de la naturaleza. Jardines blancos que son símbolo de riqueza y de falta de gusto, amores de señoras obsesionadas con las rosas, pequeñas plantas que crecen en los quicios de las ventanas para alimentar a señoras mayores. Este pequeño ensayo es un canto por la supervivencia de lo autóctono, por la belleza de las malas hierbas de colores intensos, frente al utilitarismo del verde césped que monopoliza nuestro contacto con la naturaleza.
Uno de los libros que más me fascinan es Locus solus de Raymond Roussel (Capitán Swing, 2012), un recorrido por un jardín fantástico donde la imaginación de Roussel deja a cualquier sueño a la altura del ingenio más anodino. Así que, cuando dimos la bienvenida a Jardines en La Buena Vida, me lancé a este nuevo capítulo de la literatura botánica. Pasti, lejos de la artificiosidad creadora de Roussel, retrata el jardín de verdad como la naturaleza verdadera que lucha por sobrevivir en los territorios más inhóspitos y a la otra naturaleza como el reflejo del afán capitalista que crea las mismas rotondas en todas las ciudades de mundo.
Tras el catálogo de jardines (los de verdad y los de apariencias), Pasti cierra este tratado a la autenticidad de la tierra con una lista de consejos para el jardinero en el que nos hemos convertido durante las últimas páginas y con un catálogo de libros fundamentales para cualquier nuevo botánico.
Elba ha editado con cariño y gusto un libro para urbanitas saturados de asfalto, especializados en ver cómo sus plantas se mueren sin que las entendamos. Los dibujos de Pierre Le-Tan recrean un tratado de botánica y retratan los distintos jardines por los que Pasti nos lleva de la mano para convencernos de que, en este anodino mundo moderno hay que luchar con flores, arbustos y helechos. Porque la tierra se comprende con caricias.
Anuncios

Un pensamiento en “Jardines. Los verdaderos y los otros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s