El alcohol y la nostalgia

El alcohol y la nostalgia
Mathias Énard – Mondadori

La nieve en Moscú es de metal. Hace contacto. Resiste, no se funde.
En París la nostalgia no avanza de noviembre.

El amor. Descubierto como un trozo de hielo que intenta digerir que va hacia el agua. Sin la posibilidad de volver a ser bloque.

París. Moscú. Siberia.
Los puntos geográficos son maletas vacías. Equipajes ausentes.
Cuerpos atrapados que se aturden para no estar tan lúcidos.

“Las cosas son tan frágiles”.
Mathias. Jeanne. Vladímir.
Sus vidas suspendidas en un rumor de trenes, respiraciones, manos, soliloquios, tristeza.

Un diario que rozará diciembre como un viaje dormido.

Hipnótico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s