El demonio de la teoría

El demonio de la teoría. Literatura y sentido común
Antoine Compagnon – Acantilado

El siglo XX fue la gran época de los estudios literarios: Mientras que en el XIX todo el esfuerzo académico quería establecer una perfecta historia de la literatura, en el siglo XX los estudios literarios protagonizaron un tiempo de reflexión. El formalismo ruso, la Escuela de Praga o el estructuralismo francés fueron escuelas que participaron en el debate sobre qué es la literatura y crearon un método para estudiarla más allá del impresionismo historicista.

Pero después de varias décadas sin que los estudios literarios hayan planteado una nueva perspectiva, los grandes movimientos del siglo XX ya no se estudian como revoluciones que hacen frente al paradigma literario, sino como nuevos temarios de asignaturas más generales. Sus dudas radicales han sido sustituidas por capítulos que se memorizan sin comprender su sistema de acción, evitando así los territorios de la duda que, en otros tiempos, generaba pasiones e ideas nuevas.

Compagnon, catedrático de literatura en la Sorbona, parte de esta decadencia de la teoría literaria para recuperar sus preguntas y calibrar el papel renovador de las distintas corrientes en las últimas décadas. Este repaso a los distintos sujetos de estas teorías (el lector, el escritor, el lenguaje o el estilo) es una delicia que despierta la lectura activa. Cada página recupera la importancia de desenmascarar nuestros preceptos, nos obliga a dejar el cómodo sillón del espectador para obligarnos a hacer ejercicio lector, el gimnasio que tanto nos gusta en La Buena Vida.

El demonio de la teoría es un ensayo perfecto para lectores con los ojos abiertos que quieren ver el escenario desde el otro lado, ahí donde las tramoyas de la obra desvelan sus secretos para crear la magia de las historias.

Pilar Torres

La puerta del cielo

VittorioLa puerta del cielo
Vittorio De Sica – Confluencias
La editorial Confluencias ha publicado recientemente la biografía de Vittorio De Sica, encontrada casualmente por su hijo, en la que recuerda desde sus años de estudiante, su paso por las compañías de teatro y sus viajes ida y vuelta a las américas como actor cómico hasta llegar al momento importante de su vida, cuando pasa de ser un galán y actor conocido de comedia a ser un director que despierta ante la realidad de un país destrozado y pobre.
De Sica escribió estas memorias al vuelo, como si se las contara a un amigo, y al lector esa cercanía le pone al mismo nivel que los grandes cineastas y compañeros de esa época del cine italiano con los que compartió profesión y vivencias.
Dice De Sica que uno de los mejores consejos que le dieron vino de su amigo, el guionista Giuseppe Marotta, “con  el dinero ganado con películas comerciales luego puedes hacer las que realmente deseas filmar”. Y siguió el consejo porque Umberto D y El ladrón de bicicletas estuvieron a muy poco de no ser producidas, nadie creía en un cine “tristemente real”. Ningún productor veía la riqueza que esas películas aportaban al cine y a la historia en general.
Su vida estuvo llena de viajes, habitaciones de hotel, frías y desangeladas al principio, elegantes y confortables más tarde. Contó con amigos como Rossellini, Zavattini, Alberto Sordi y hasta la reina Isabel II le pidió un día ver su película Umberto D. Luchó por representar obras más allá de la comedia fácil así como dirigir cuando se dio de cuenta de que lo suyo no era ser solo un galán cómico. El mundo estaba patas arriba y eso había que contarlo.
En La Buena Vida es escuchar la palabra cine y ponernos contentos. Nada mejor que ver la realidad tal como es, o como era en tiempos de posguerra, con los ojos de uno de los mejores cineastas, de un buen hombre, de un buen actor.

Génesis

azuaGénesis
Félix de Azúa – Penguin Random House Mondadori

Dos historias ensamblan esta tercera entrega de la trilogía que Félix de Azúa inauguró en 2010, primero con Autobiografía sin vida (2010) y después con Autobiografía de papel (2013). En la primera de estas dos narraciones, el escritor catalán escribe su propia versión del Génesis y del origen del hombre. En la segunda, cuenta la vida de Mariló, una mujer joven y atractiva, recién enviudada, que tiene que hacer frente a las deudas de su marido y a la crianza de Verónica, su hija.

Como si no tuvieran nada que ver la una con la otra, los dos relatos se van desarrollando hasta alcanzar un punto común. Pero hasta que ese momento llega, Azúa muestra un planeta tierra peculiar, con una Eva y un Adán ingenuos y felices, hasta que son expulsados del paraíso. A partir de ahí,  los personajes dibujan el primer mapa de los bandazos que la especie humana va a dar en la tierra. El frío, el calor, la intemperie, la miseria, el hambre y la maldad humana son algunos de los compañeros de viaje que van a encontrar. El mito de Abel y Caín va a ser uno de los puntos de inflexión de esta primera parte.

Si la primera narración se desarrolla en un espacio geográfico incierto, la historia de Mariló se desarrolla en Venezuela, por ello, el escritor catalán se ha acercado al culebrón y a un mundo de pasiones y violencia desmedidas, dirigido por personajes truculentos, ansiosos de éxitos y de venganza.

Azúa, consciente del tono que cada historia, ha acertado en cuestiones fundamentales, como el tratamiento que requería cada narración. El estilo con el que se aborda cada de una de las historias, aunque con un nexo común, apunta hacia lugares distintos. Sobre la historia bíblica planea una voz honda y dramática de momentos literarios de gran belleza. En cambio, en la Venezuela de los 50, el estilo se relaja y deja que el acento autóctono se cuele como la humedad de la selva.

Génesis es un libro intenso. Salta de una historia a otra con capítulos que dejan al lector siempre con ganas de más. En La Buena Vida nos gusta hablar de libros, pero sobre todo de éstos que nos cuesta cerrar, porque al leerlos sabes que, de una manera u otra, te hacen feliz.

David García

Casas

Casas
Aleksandra y Daniel Mizielinski – Coco Books

Las casas únicas, esos edificios que aparecen en las guías de viajes y en las postales, nacen de soluciones locas, esas que a los comunes mortales no se nos hubieran ocurrido por muchas horas que hubiéramos pasado delante de la hoja en blanco. Esas ideas necesitan mantener un poco de la imaginación infantil, cuando los prejuicios no impedían que los dibujos estuvieran llenos de cabañas en los árboles, de edificios con forma de sombrero (o de serpiente que se come a un elefante, como preferimos en La Buena Vida).

Casas es un viaje por el mundo parando en las casas más peculiares de las ciudades, las costas o los bosques. Los mejores edificios de las últimas décadas extienden aquí su alfombra roja para invitarnos a visitar todas sus estancias y sentarnos en el salón a tomar el té. Desde casas construidas en la copa de un árbol hasta otras con forma de esfinge o de huevo, cada una de las paradas de este viaje descubre una nueva idea brillante capaz de demostrar el poder de la imaginación.

Para niños que viajan con la imaginación, que construyen lo inimaginable, Casas será una delicia, un pretexto para ensanchar la realidad y descubrir cómo las ideas más locas siempre pueden hacerse realidad.

Pilar Torres

All for love

All for LoveAll for Love
Jenny Robson – Lóguez

No es fácil encontrar un libro dedicado a los lectores más jóvenes que trate el tema del sida y que además consiga mantener su atención hasta el final. Pero este título de Jenny Robson sale más que exitoso del intento, por eso le hemos buscado un hueco entre los libros de la Zona Reservada de La Buena Vida.

En torno a dos conciertos que se celebran en Meriting, uno por el Día Mundial del Sida y el otro por el final del curso, se articula toda la historia en la que los diferentes personajes encarnarán distintas actitudes ante la enfermedad.

Tenemos a una joven preocupada por mantenerse informada, al tanto de todo lo que se publica sobre el sida y empeñada en conseguir que su hermana sea igualmente consciente de lo que supone y de las precauciones que es necesario tomar; la hermana, enamorada de un joven, que no hace apenas caso de su obsesión; su tía, a cargo de ambas, presidenta de Consejo para el Desarrollo y Fomento de la Comunidad, una asociación encargada entre otras cosas de mantener las calles y la reputación de la ciudad igual de limpias, que encarna el mundo de las apariencias. Y una profesora, subdirectora del coro y responsable del concierto del Día Mundial del Sida, que sorprenderá a todos los asistentes a ese evento alterando la vida de los habitantes de Meriting.

La narración salta de los días previos a uno y otro acontecimiento en cada capítulo, mientras va dando al lector información con la que poder descubrir quién y por qué cometió el asesinato con el que se inicia el libro. Todo ello en un ambiente amenazado siempre por el qué dirán.

Un buen libro que critica una sociedad en la que mantener las apariencias se convierte en justificación de cualquier comportamiento.

Distancia de rescate

Distancia de rescate
Samanta Schweblin – Random House

 

Existe una relación especial entre una madre y sus hijos que surge del temor. Como esa área en la que cada uno construimos la intimidad, el espacio propio que tanto aturde cuando nos invaden en el metro, la distancia de rescate son las medidas que protegen del peligro a los retoños. Este área varía según la capacidad hogareña del medio, el conocimiento del terreno o la hora del día, pero siempre tiene una misma característica: existe una frontera a partir de la cual empieza el temor por la desgracia.

Samanta Scheweblin nos sitúa en esta línea fronteriza donde la cuerda que une a madre e hija está empezando a deshacerse. En un lugar fantasmagórico, Amanda confiesa a una voz borrosa cómo ese miedo siempre latente de la maternidad va ganando terreno. Amanda y Nina, su hija, disfrutan de unas vacaciones en el campo, pero la vida rural no muestra todas sus cartas: hay gente misteriosa, una enfermedad que duerme entre campos de soja y rituales para salvar a los cuerpos de la muerte separando las almas.

Este relato de la última ganadora del Premio Ribera del Duero se lee suspendiendo la respiración, con la necesidad de seguir tensando la cuerda un poco más, aunque se destruya la seguridad familiar. Como sucede en Nocturno en Chile de Bolaño, la narradora nos sumerge en una oscura confesión donde el mal no muestra sus cartas, pero sí deja su aliento en cada página.

En La Buena Vida nos gusta mantener el misterio, rozar cada página con un escalofrío entre las ganas de saber y el miedo a lo que no se puede comprender. Distancia de rescate deja una mancha en los dedos, tiene olor a rocío tóxico y nos desvela una naturaleza asesina de la que no se puede escapar a pesar de mantener la respiración en cada pregunta de este fantasmal interrogatorio.

Pilar Torres

 

Música para feos

musica feaMúsica para feos
Lorenzo Silva – Destino
¿Quién ha dicho que en los bares no se encuentra el amor?
Y es que la última novela de Lorenzo Silva, editada por Destino, apuesta por el amor como revulsivo ante una vida que no satisface a la protagonista, un amor de bar.
La vida de Mónica cambia totalmente mientras sostiene una copa en la mano y baila en un bar cualquiera, un fin de semana cualquiera, como una loca, una canción de Tino Casal. Lo que cambia esa noche es que Ramón la mira y ella entonces recuerda quién es y se reconoce como mujer de nuevo. Y no es que necesite a Ramón para vivir, es que aprende a hacerlo con él, de su mano, en los furtivos hoteles o en los chats.
Amenizadas las páginas con canciones que los amantes se dedican, y que podemos considerar como banda sonora del libro, vamos descubriendo a una persona sencilla a la vez que enigmática, como Ramón. Y a otra cansada de sí misma, como Mónica.
Una vez que empiezas a leer mantienes la conversación con la protagonista hasta la última página. En algunos momentos sabes que se avecina una tormenta, incluso un tsunami, pero da igual, sigues leyendo por las aceras porque claro, tu historia de amor también empezó en un bar, entiendes perfectamente a la protagonista…
Si no quieres leer en las aceras, en La buena hay confortables sillas y música para feos y guapos. Para todos hay historias de amor.

Caja de herramientas

caja-de-herramientas_0Caja de herramientas
Fabio Morábito -Editorial  Pre-Textos

La lima, la lija, la esponja, el aceite o el tubo, el cuchillo y la cuerda, la bolsa, el tornillo, las tijeras y el resorte, sin olvidarnos del trapo y el martillo son los objetos que Fabio Morábito recopila en este libro que tiene algo de inventario poético, de sugerentes odas elementales.

El escritor alejandrino (1955) le ha dado la vuelta a los objetos cotidianos. Los sublima, los ensalza, los pone a la altura de obra de arte. El poeta ve que el aceite “es un agua con caderas, un agua impura que conoce el deseo , el tiempo y la muerte”. La bolsa, en cambio, “es un jugoso juego de manos, de muchas manos, manos entrelazadas en profundidad, tan profunda y líquidamente  que ninguna es ya capaz de cerrarse por sí sola sobre algo y de hacer valer individualmente la ley de sus dedos”. Y así, con esa delicadeza que lo caracteriza, el escritor, afincado en México, va llenando su caja de herramientas.

Derrama sobre los objetos Morábito una mirada dulce y metafísica, analítica y deleitosa. Sus páginas guardan el secreto de la mirada paciente. Todo está envuelto de un presciosismo, de una comprensión última e invisible que el lector irá descubriendo conforme se adentra en el universo personal de las cosas. Porque son eso, cosas, herramientas cotidianas a las que Morábito les enciende el fuego que llevan dentro; las impregna de un nuevo  sentido que nos desgarra amable e intelectualmente. Las apreciaciones, poéticas e inteligentes, son emblanzas que rompen tópicos y enjergan el lenguaje por derroteros imprevisibles.

Tengo la sensación de que hay libros que enseñan tanto o más que un manual de escritura. Caja de herramientas es uno de ellos. Porque ayuda a mirar de otra manera y a dotar de un nuevo material poético a los objetos. Son textos de un tamaño ideal para ver de qué manera el escritor  teje los perfiles. Si en la sección de El sueño del mono loco buscamos libros que ayuden y alienten a escribir, sin duda, este es un libro que se merece estar aquí.

David García

El paseo de los sueños

paseo sueñosEl paseo de los sueños
Mai Egurza – Zidrou
Norma Editorial
No sé si os ha pasado pero debe de ser extraño levantarte por la mañana y ver que a tu lado hay un desconocido durmiendo con un pijama horrible. Y no es que con alguna copa de más no recuerdas qué pasó, no. El extraño se mete en tu cama cada vez que quiere sin que puedas remediarlo.
Así comienza El paseo de los sueños, dibujado por la joven Mai Egurza y escrito por Zidrou que recientemente ha publicado Norma Editorial.
Ronda en el ambiente una enfermedad peculiar, incontrolable pero dulce como pocas, la asomnia mac cay, que consiste en deambular por el mundo de noche dormido. Es por eso que Napoleón aparece cada noche en la cama de Linh, por mucho que ella cierre todas las puertas y ventanas de su casa. Y es que, si él deambula sonámbulo hasta su casa, es ella la que dormida, pero impaciente, le espera y le abre las puertas que despierta cerró.
Los personajes tienen vidas complicadas pero al llegar la tarde y despedirse del sol comienza la diversión. La vecina de Linh, viejecita que casi no se puede mover, pasea por los tejados con su perro como si fuera una niña traviesa. Y el amigo de Napoleón pesca de charco en charco desde las alturas, sin preocupaciones…
Mientras todo esto ocurre, Linh y Napoleón se enamoran en sueños. Dormidos más bien.
Las formas redondeadas de los dibujos y los colores que han elegido los autores aportan ese punto de sensualidad y descaro que tiene Linh. Nos han sorprendido agradablemente las curvas de la protagonista y su cara de “pilla” en algunos momentos.
En La Buena Vida nos gustan los paseos sobre todo si desembocan en bonitos sueños. En pijama o descalzo, lo importante es soñar.

Pájaro Amarillo

Pájaro AmarilloPájaro amarillo
Olga de Dios – Apila

Un pequeño pájaro amarillo nos encontramos en la portada de este libro de la sección infantil de La Buena Vida. Con un destornillador en la mano y varias herramientas a su alrededor, pronto nos entra la curiosidad por saber más de este personaje de Olga de Dios.

Lo empezamos y las primeras páginas nos hablan de las diferencias entre diferentes pájaros al tiempo que nos invita a buscar sus puntos en común. No gusta.

Pájaro Amarillo, a pesar de tener similitudes con ellos, no puede volar. Pero tiene muchas imaginación y es habilidoso, lo que le permite crear todo tipo de inventos que disfruta con sus amigos.

Un día Pato Amarillo decide usar sus conocimientos para hacer su sueño realidad. Quiere conocer el mundo de las postales que le mandan sus amigos cuando viajan. Y con la ayuda de Teo lo consigue. No sólo eso, sino que empieza a recorrer el mundo y a compartir su invento con todo aquel que lo necesita.

Una bonita historia que habla de amistad y de sueños que, con un poco de ayuda, se hacen realidad.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 360 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: