Solenoide

Solenoide avisa desde el comienzo: para el aventurero lector no habrá descanso. Disfrutará de remansos del mejor costumbrismo disfrazado de memorias de infancia, de juventud, de desesperada madurez, pero enseguida sufrirá el desvío del destino ineludible de toda buena literatura: la sorpresa, la emoción, la extrañeza que incita a conocer.

Anuncios

Paseo.07: Quizá por ahí…

Desde hace un par de semanas comparto algunas tardes con un grupo de jóvenes de entre 18 y 30 años. Hablamos sobre todo de temas audiovisuales, pero siempre salen a reducir algunos títulos de libros.

Paseo.05: Yo no soy Steve Martin

También había una sección que llamaban TE VI. Eran mensajes cortos del tipo: “línea 1, estación de Sol, miércoles sobre las 12:30 horas. Nos miramos y no se me olvida. Si te pasa lo mismo, contacta.”

Taxi

Un paseo por la Barcelona turística con un taxista que no duerme y que de vez en cuando recuerda que le gustaba escribir, uno de esos tipos que al decirte “ya no bebo”, “ya no me meto” te está animando a que le ofrezcas, a que le ayudes a recaer.