Archivo de la etiqueta: edelvives

Yo seré tres mil millones de niños

Yo seré tres mil millones de niños
Serres y Gueyfier – Edelvives

Un libro exquisito para el que Alain Serres seleccionó fotos que representaran la infancia en todos los lugares del planeta y que se completan, y nunca mejor dicho, con las ilustrciones de Judith Gueyfier. Un libro de divulgación, para enseñar a los niños y reflexionar, pero un libro hermoso. Incluye además la Declaración de los Derechos del Niño completa, y no viene mal contrastarla con el telediario. Es un libro magníficamente editado y que envía mensajes a alrededor sin olvidar que un libro, siempre es un viaje placentero.

Suicidio

Suicidio
Edouard Levé – 451 Editores

No sé cómo no repetirnos para decir que valorar el interés de la obra de un escritor porque se haya suicidado o muerto joven nos parece muy poco afortunado, siendo delicados. Pero Levé ya nos maravilló con su estilo eficiente y su sensibilidad a flor de piel en Autorretrato. Y ahora, acongojados antes siquiera de abrir la cubierta, nos hemos merendado Suicidio y es un libro que nos va a acompañar. Emocionante, inteligentísimo y brutalmente estimulante, esta obra que entregó a su editor 3 días antes de acabar con su vida nos parece que va a quedarnos dentro durante mucho tiempo. Podríamos extractar párrafos enteros del magnífico texto, o animaros a que empezarais por los versos finales, igual daría, no pararéis. Pero os dejo con el final de  libro y la recomendación de que, los que se enganchen, busquen Autorretrato:

Saber me engrandece
Ignorar me hiere
Olvidar me libera

Decir me implica
Escuchar me enseña
Callar me modera

La edad me gana
La juventud me abandona
El recuerdo me queda

La alegría me precede
La tristeza me sigue
La muerte me espera

El príncipe de los enredos

El príncipe de los enredos
R. Aliaga y R. Olmos – Edelvives

Tanto para leer como para ser leído. Este libro es una maravilla. Una ilustración llena de detalles y un texto sintético con un vocabulario perfecto. Nada obvio y con enseñanza, pero no moralina. Sin final feliz, pero sí iluminador. Fantástico libro para compartir entre la pandilla. Para leerles a partir de 4 años, cuando los niños empiezan a moverse en el grupo, y que lean hasta los 15. El tema no es manido y sí tan humano como corriente.