El violento oficio de escribir

El violento oficio de escribir
Rodolfo Walsh – 451

Extracto del artículo de Patricio Pron para Letras Libres

La obra periodística reunida de Rodolfo Walsh llega a España en esta edición de 451 Editores que reproduce la realizada por el académico y escritor argentino Daniel Link unos años atrás y completa la publicación de la práctica totalidad de su obra por parte de la misma editorial (con la excepción de los Cuentos completos publicados el año pasado por Veintisiete Letras); esta obra periodística reunida permite seguir la compleja y fascinante trayectoria no solo intelectual de Walsh, quien, como recordaba en su prólogo a la edición argentina de este libro el también periodista Rogelio García Lupo, afirmó en una ocasión que “las dos cualidades esenciales del periodista son exactitud y rapidez”. Walsh poseyó ambas, pero solo nos queda su exactitud, que de a ratos resulta abrumadora; en ese sentido, la culminación de su obra periodística con la “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar” no solo era ineludible desde el punto de vista biográfico: también sirve como testimonio de que su obra periodística fue el “acto de libertad” al que invitaba a sus últimos lectores. Que esa libertad alcanzase también al autor que se enfrentaba a las restricciones formales y temáticas de su tiempo no es el menor de los triunfos de Rodolfo Walsh sobre la muerte.

Suicidio

Suicidio
Edouard Levé – 451 Editores

No sé cómo no repetirnos para decir que valorar el interés de la obra de un escritor porque se haya suicidado o muerto joven nos parece muy poco afortunado, siendo delicados. Pero Levé ya nos maravilló con su estilo eficiente y su sensibilidad a flor de piel en Autorretrato. Y ahora, acongojados antes siquiera de abrir la cubierta, nos hemos merendado Suicidio y es un libro que nos va a acompañar. Emocionante, inteligentísimo y brutalmente estimulante, esta obra que entregó a su editor 3 días antes de acabar con su vida nos parece que va a quedarnos dentro durante mucho tiempo. Podríamos extractar párrafos enteros del magnífico texto, o animaros a que empezarais por los versos finales, igual daría, no pararéis. Pero os dejo con el final de  libro y la recomendación de que, los que se enganchen, busquen Autorretrato:

Saber me engrandece
Ignorar me hiere
Olvidar me libera

Decir me implica
Escuchar me enseña
Callar me modera

La edad me gana
La juventud me abandona
El recuerdo me queda

La alegría me precede
La tristeza me sigue
La muerte me espera

Autorretrato

Autorretrato
Édouard Levé – 451

Se escucha en la librería el Adagio para cuerda Opus 11 de Barber mientras escribo esto. Quizás es demasiado tenso y dramático y me va a influir. Pero en esta librería todo y todos nos influimos. Este artista se quitó la vida a los 42 años y odiaría que el interés por lo que escribió se limitara a esta anécdota. Porque el malditismo resulta cansino y porque, gracias a una clienta que me va comprando todos los libros (ensayos y ficción) que tratan sobre el sucidio, he aprendido a quitarle valor. Levé cuenta, más que su vida, lo que es. Con frases cortas y precisas va construyendo un retrato de su mente y sus sentimientos demoledor por lo detallado. Exige una concentración del lector especial como le debió exigir al autor una introspección dolorosa, pero el resultado es un cuadro tan preciso, elegante, melancólico y realista como un cuadro de Joaquín Risueño o de los hermanos Santilari. Es cierto que su lectura atraerá a los amigos de lo nuevo y diferente, pero creo que es una lectura sorprendente y reveladora también para los que aman algo más clásico. Y sobre todo para los que aman la vida y a veces se pregunten qué hacen con ella, qué son.