La casa de hojas

La casa de hojas
Mark Z. Danielewski – Alpha Decay/Pálido Fuego
Siempre he escuchado por ahí eso de que ‘el tamaño no importa’, pero nunca me quedó muy claro tan contundente aseveración, sobre todo cuando se habla de Literatura. No hay más que ver la cara que se les queda a muchos lectores -sobre todo lectoras, que leen más y no sé si mejor que los hombres- cuando tienen en sus manos El jilguero(2014), novela publicada por Lumen, cuya autora, Donna Tartt, dosifica su obra y, aparentemente, no tiene prisa por entregar su trabajo a los lectores. Salvando las distancias, algo parecido ocurre con La casa de hojas, el voluminoso artefacto que Mark Z. Danielewski publicó en el año 2000, y a finales de 2013 el tándem Alpha Decay y Pálido fuego se atrevieron a editar en España, con traducción de Javier Calvo y maquetación de Robert Juan-Cantavella – la mención es necesaria, por el trabajo ingente que el libro ha debido de requerir-. El día que recibimos el libro en La Buena Vida, no paré de pasar los dedos por sus páginas y fijarme en los juegos estético/visuales, los diferentes tipos de letras. La atracción del volumen como objeto es incuestionable, pero la del contenido también.
En esta ficción repleta de anotaciones a pie de página; breves ensayos sobre laberintos, cine, psicología  o fotografía; caligramas con los que Apollinaire hubiera alucinado; listas que parecen no tener fin e interpretaciones varias y muy libres de los mitos, el autor consigue atrapar al lector con el viejo recurso del manuscrito encontrado. Por una lado tenemos la historia de Johnny Truant, un joven de 25 años que se mueve bajo el paradigma de ‘sexo, drogas y r&r’. Truant, de vida disipada y decadente, encuentra el libro de Zampanó, un anciano ciego y recientemente fallecido. En el manuscrito se puede apreciar el trabajo acumulado durante años sobre una película documental conocida como El Expediente Navidson. A partir de ahí, dos historias van a ir en paralelo. La de Truant intentando salir adelante e interpretando el libro del anciano. Y por otro, la historia de la familia Navidson, con Will a la cabeza, un fotoperiodista con un Pulitzer, con personalidad envolvente y una visión artística poderosa y especial, que va a sufrir, junto a su mujer y dos hijos, los embates de una casa que se mueve por dentro a su antojo, que atrapa, que muta y que mata. Sobre ese extraño y espeluznante acontecimiento va a tratar, como ya se ha dicho,  el controvertido Expediente Navidson, sobre el cual se va a basar el grosso de la obra. Lúcida y ambiciosa, y por momentos abrumadora, la novela de Danielewski requiere paciencia y tesón, por los pasajes áridos que el lector va a encontrarse a lo largo de las más de 700 páginas de las que consta. No hay duda de que la obra trasciende el género de terror, y convierte al libro en un verdadero artefacto. Prometo que hubo un momento en que leía el libro al revés, fruto de las ingeniosas manipulaciones y propuestas innovadoras del autor.

Todos se van

Todos se van
Wendy Guerra – Anagrama

Nieve Guerra es una niña que vive entre la brutalidad de su padre, el llanto y el amor de su madre y la comprensión taciturna de su padrastro, Fausto, un sueco que camina por casa desnudo, para escándalo del vecindario. La niña Guerra, pura e ingenua, rebelde e inteligente, asoma la brevedad de su cuerpo a la Cuba de Fidel y, desde esa balconada caribeña, se cuestiona el mundo que la circunda, como si éste fuera una manigua de problemas haciendo efecto enredadera. A través de sus diarios, la niña Guerra se desbroza para dejarle al lector una narración sincera y llena de verdades, que no son otra cosa que las incertidumbres de una mujer que crece, que se busca, que es reprimida y aleccionada, que lucha. La niña Guerra es una lectora empedernida, es por ello que es blanco fuego y lluvia tierna. Conforme crece conoce la pérdida, el desamor, toma conciencia del delirio en el que se ha convertido su país, Cuba.
Wendy Guerra divide el diario en dos partes: la infancia y la adolescencia. Según cuenta, fue García Márquez quien la animó a darle una vuelta a estos retazos de vida en blanco y negro y así publicarlos. Todo un acierto, y por ello en La Buena Vida lo celebramos doblemente, ya que Negra, su novela del 2006, ha sido seleccionada par anuestro Club de Lectura. Una oportunidad para conocer mejor los nuevos escritor@s que llegan desde latinoamérica.
David García

Ojalá que te vaya bonito

Ojalá que te vaya bonito
Bendik Kaltenborn – Fulgencio Pimentel

En los últimos años, seguramente sorprendidos porque sean los países que mejor hayan aguantado la crisis que, teóricamente acucia a toda Europa, pero ellos parecen sentir poco, hemos descubierto a nuestros vecinos del norte. Empachados de verles en nuestras playas, pensábamos que durante el resto del año se escondían en cuevas sin nada que mostrar. Pero tanto en narrativa como en ensayo o poesía, hemos ido descubriendo una sociedad, y su reflejo en una concepción de la vida y del arte, sugerente y tan diferente a la mediterránea, que no nos puede dejar inmunes.

En esta ocasión, recuperamos uno de los pocos albumes de este ilustrador, que reúne ilustraciones y viñetas, tiras y pequeños relatos ilustrados, en los que la variedad de trazo, cierto aparente descuido y un humor cáustico y gamberro a a partes iguales, nos permite releer cada página descubriendo cosas nuevas cada vez.

Jpeg

El bigote

El bigote
Emmanuel Carrère – Anagrama

Uno de los autores actuales a los que esperamos impacientes en La Buena Vida. Anagrama nos prepara para su próxima novedad, recuperando dos textos iniciáticos anteriores a su etapa más autobiográfica o de investigación. Pero no por ello estos libros carecen de interés, entiendo que especialemente para aquellos que se interesan por la forma de contar y las pulsiones del narrador. Porque este divertimento, es una demostración de la capacidad de narrar y de enganchar al lector con algo que en principio parece anecdótico e irrelevante, como hacía Roth con El pecho.

Pero con ingenio y pulso, Carrère nos hace preguntarnos por cómo construimos nuestra identidad y la importancia de los otros para esa construcción. Como esos jugadores de fútbol o baloncesto que se empujan con otro y, de repente, caen al suelo simplemente porque el otro dejó de empujar, así somos en  parte lo que otros nos permiten ver reflejados.

Y todo, con un final brutal que nos recuerda al de Una educación libertina, de Del Amo, de encogerse en el asiento.

Canciones de amor a quemarropa

Canciones de amor a quemarropa
Nickolas Butler – Libros del Asteroide

Existen esos libros que en La Buena Vida pensamos que pueden tocar a cualquier lector. Canciones de amor a quemarropa es uno de ellos. Las vidas de un grupo de amigos en un pequeño pueblo en Wisconsin, en el vasto medio rural norteamericano, sus anhelos de juventud, sus quiebros vitales, sus relaciones personales y sus sueños truncados unos, en desarrollo otros, al llegar a la madurez.

Aunque es un libro coral, uno de los personajes (¿inspirado en Bon Iver?) es un cantante indie que se resiste a abandonar sus raíces, pero que, por ello mismo, contamina todo lo que ama de los polvos que recoge en sus giras y la vida a lo grande; un triunfador que necesita ganarse el reconocimiento de los que le han visto crecer y no se dejan empañar por lo que parece su éxito vital; una mujer que se debate entre la pasión de juventud y su matrimonio con el novio de la adolescencia; un granjero con esa personalidad de los que tocan con sus manos lo que hacen a diario … todos ellos respiran autenticidad, en una prosa sencilla, que en algún punto llega a exceder el tono pastel, pero que resiste por el amor a sus personajes y a los sentimientos.

El reencuentro de los amigos y la vuelta a casa para la boda de uno de ellos es el nudo de una trama, donde el paisaje y la música de Bon Iver sin ser citada, ni central, se escucha a lo largo de la lectura y sirve como complemento ideal para crear la atmósfera solitaria, intimista y sincera de la novela.

La muerte de la bien amada

La muerte de la bien amada
Marc Bernard – Errata Naturae

¿Por qué escribir un libro sobre la muerte de la persona amada? ¿Por qué leerlo?
Vivimos en un mundo en el que escondemos a los enfermos y a los muertos, y decimos a una viuda que debe superar la muerte de su pareja, sin atender a sus ojos que a menudo expresan su deseo de no superarlo.

Marc Bernard, nos regala un texto íntimo y, paradógicamente, escrito para ser leído, en el que narra su historia de amor con Else y sus décadas de vida en común antes de que su muerte prematura y anunciada, les separe. Desde que se ven un día casualmente en el Louvre y deciden acompañarse y reencontrarse hasta fusionar, hasta los años en los que él se ve incapaz de amar, de sentarse, de pensar, de mirar sin sentir su presencia continua tras él.

Este homenaje al amor de pareja, al amor de años, al amor que solo da el tiempo, no ahorra momentos poco literarios, como hacía Yglesias en su mítica Un matrimonio feliz, (a quien recomendamos en la Buena Vida sin mucho espíritu comercial) donde nos narra lo más obsceno de la enfermedad, lo inenarrable de la degradación y el olvido del cuerpo. No hace más que enaltecer con ello el sentimiento.

Un libro para cuya lectura se debe encontrar el lugar idóneo, en el que, como cuando uno saca a pasear al perro y en la soledad de una noche de invierno, piensa por unos minutos en su vida, en las pequeñas cosas de la jornada y trata de encontrarlas sentido, poder interiorizar tanta emoción.

9ac55-hc3a9ctorabadgc3b3mezehijo

Club de Lectura. Ciclos de septiembre a diciembre de 2014

secciones5 años hace que empezamos nuestros clubes de lectura. Con la única promoción del boca a oreja y la fidelidad de los lectores, hemos conseguido institucionalizar una forma sugerente de compartir el placer privado de la lectura, profundizar en nuestros libros favoritos y ampliar los horizontes de nuestras lecturas.

Ahora, en nuestro maravilloso nuevo local, os proponemos nuestros ciclos hasta final de año, para que no permitáis que la rutina, a la vuelta de las vacaciones, os impida sacar tiempo para lo que más (n)os gusta.

Ciclo VIII – En el nombre del padre
A lo largo de la historia de la literatura la relación con “el padre” ha sido y sigue siendo un lugar común, a veces oscuro, otras luminoso. Escribir para o contra el padre refleja un posición en el mundo, una cosmovisión que transciende el artefacto literario y ahonda en la psicología y experiencia del escritor, por extensión, del ser humano. Elegimos aquí cinco títulos a través de los que descubrir las aristas de dicha relación, que es posición mítica e ineludible para comprender el universo de sus autores. (+info)

Ciclo IX – ¡Qué chévere!
Nuevas voces de la literatura latinoamericana
La riqueza  narrativa latinoamericana no parece tener fin. El Boom fue toda una  revolución en el mundo de las letras. El post-boom, a pesar de la resaca, encauzó el gran talento de esta inmensa cultura. Y ahora, con esta serie de escritores, algunos componentes del grupo literario Bogotá 39, volvemos a prestar atención a las nuevas voces del cono sur.  No están todos lo que son, pero son todos los que están. Una delicia de Club de lectura para quien quiera conocer mejor América Latina en el siglo XXI. (+info)

Ciclo X – #ReadWomen2014
El año de la Mujeres Lectoras
A principios de este año 2014 Joanna Walsh (escritora e ilustradora) lanzó este desafío en forma de hashtag con el fin de fomentar, dar a conocer y debatir sobre la literatura escrita por mujeres. Proyecto tan criticado como seguido, nosotros nos unimos a él con algunas de nuestras escritoras favoritas contemporáneas. Estas son nuestras cinco, vosotros podéis seguir añadiendo las vuestras. (+info)

Información genérica sobre nuestro Club de Lectura (+info)

Calendario de sesiones:

Martes, 30 de septiembre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo X – #ReadWomen2014. El año de la Mujeres Lectoras
Kate Atkinson
Una y otra vez

Martes, 7 de octubre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo VIII – En el nombre del padre
Paul Auster
La invención de la soledad

Martes, 14 de octubre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo IX – ¡Qué chévere! Nuevas voces de la literatura latinoamericana
Mario Levrero
La novela luminosa

Martes, 21 de octubre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo X – #ReadWomen2014. El año de la Mujeres Lectoras
Toni Morrison
Beloved

Martes, 28 de octubre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo VIII – En el nombre del padre
Phillip Roth
Patrimonio: Una historia verdadera

Martes, 4 de noviembre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo IX – ¡Qué chévere! Nuevas voces de la literatura latinoamericana
Juan Gabriel Vásquez
Las reputaciones

Martes, 11 de noviembre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo X – #ReadWomen2014. El año de la Mujeres Lectoras
Joyce Carol Oates
Mamá

Martes, 18 de noviembre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo VIII – En el nombre del padre
Héctor Abad Falcione
El olvido que seremos

Martes, 25 de noviembre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo IX – ¡Qué chévere! Nuevas voces de la literatura latinoamericana
Julián Herbert
Canción de tumba

Martes, 2 de diciembre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo X – #ReadWomen2014. El año de la Mujeres Lectoras
Elena Poniatowska
Leonora

Martes, 9 de diciembre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo VIII – En el nombre del padre
Hanif Kureishi
Mi oído en su corazón

Martes, 16 de diciembre de 2014, a las 20:30 horas
Ciclo IX – ¡Qué chévere! Nuevas voces de la literatura latinoamericana
Yuri Herrera
La transmigración de los cuerpos

Martes, 13 de enero de 2015, a las 20:30 horas
Zadie Smith
Dientes blancos

Martes, 20 de enero de 2015, a las 20:30 horas
Ciclo VIII – En el nombre del padre
Edward St. Aubyn
El padre

Martes, 27 de enero de 2015, a las 20:30 horas
Ciclo IX – ¡Qué chévere! Nuevas voces de la literatura latinoamericana
Wendy Guerra
Negra

Martes, 3 de febrero de 2015, a las 20:30 horas
Ciclo X – #ReadWomen2014. El año de la Mujeres Lectoras
Anne Tyler
Reunión en el restaurante Nostalgia

 

Ciclo VIII – En el nombre del padre

A lo largo de la historia de la literatura la relación con “el padre” ha sido y sigue siendo un lugar común, a veces oscuro, otras luminoso. Escribir para o contra el padre refleja un posición en el mundo, una cosmovisión que transciende el artefacto literario y ahonda en la psicología y experiencia del escritor, por extensión, del ser humano. Elegimos aquí cinco títulos a través de los que descubrir las aristas de dicha relación, que es posición mítica e ineludible para comprender el universo de sus autores.

La invención de la soledad, de Paul Auster

Una mañana de enero de 1979, Paul Auster se enteró de que su padre había muerto y comenzó a escribir “La invención de la soledad”. Entre la memoria, el ajuste de cuentas y la investigación de la «novela familiar», esta obra germinal de todo el edificio literario austeriano se divide en dos partes: «Retrato de un hombre invisible», el misterio de un asesinato ocurrido en la familia sesenta años antes, un episodio que permite sospechar las claves del frío y distante carácter del padre muerto; «El libro de la memoria», Auster encadena la reflexión acerca de su papel de hijo con su propia paternidad y la soledad del escritor.

Patrimonio: Una historia verdadera, de Phillip Roth

Un agente de seguros jubilado, un hombre que fuera fuerte, lleno de genio y de encanto, lucha a sus ochenta y seis años contra un tumor cerebral. Este hombre es Herman, el mejor personaje creado por Philip Roth. Su padre. En un portentoso acto de honestidad y sensibilidad, Roth habla de la vulnerabilidad del amor, de la relación padre e hijo, y de la muerte y el miedo que nos produce.

El olvido que seremos, de Héctor Abad Falcione

El médico Héctor Abad Gómez dedicó sus últimos años, hasta el mismo día en que cayó asesinado en pleno centro de Medellín, a la defensa de la igualdad social y los derechos humanos. El olvido que seremos es la reconstrucción amorosa y paciente de un personaje y una historia familiar. «Un libro tremendo y necesario, de un coraje y una honestidad arrasadores. Por momentos me he preguntado cómo ha tenido la valentía de escribirlo», Javier Cercas.

Mi oído en su corazón, Hanif Kureishi

El escritor Hanif Kureishi decide leer la novela autobiográfica “Una adolescencia india” que su padre, Shannoo Kureishi, se había pasado la vida escribiendo sin conseguir publicar jamás. Lo hace como un modo de búsqueda para saber quién era su padre y saber también quién es él. Este libro, que comienza como un ensayo, se abre en una espléndida narrativa que le permite al autor rastrear y reconstruir la novela familiar. Así como desvelar el nudo de deseos entre él y su padre, quien finalmente encontrará un lugar en la literatura como personaje del libro que escribe su hijo.

 

El padre, de Edward St. Aubyn

En el idílico château familiar en el sur de Francia, el pequeño Patrick se entretiene jugando en un jardín mágico. Su padre, el doctor Melrose, rige sus vidas con dureza, y Eleanor, su madre, vive refugiada en la bebida. Una perezosa tarde de verano se preparan para recibir a los invitados a cenar cuando ocurre un espeluznante hecho que marcará a Patrick para el resto de su vida. El padre sigue el tumultuoso viaje de Patrick Melrose a lo largo de una infancia dominada por la tiranía del padre, una juventud marcada por el consumo de drogas en la Gran Manzana y una madurez en la campiña inglesa.

Este ciclo está dirigido por Alejandro Fernández-Osorio (Villayana, Asturias). Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca, Especialista en Psicoterapia Psicoanalítica, es Master en Estudios Literarios por la Universidad Complutense de Madrid. En 2008 publica su primer poemario La exactitud del instante; en 2012 sale Frontería –Premio Asturias Joven de Poesía 2011-. En la actualidad, combina la literatura con la docencia y la clínica en su consulta de psicoterapia de Madrid.

Volver a la página de presentación del Club de Lectura

Open. Memorias de Andre Agassi

OpenOpen
Andre Agassi – Duomo

J.R. Moehringer es un periodista americano premiado con el Pulitzer y adictivamente reputado por sus artículos y perfiles a lo Talese. Una noche, recibió una llamada de André Agassi, que estaba jugando su último Open de Estados Unidos, y de ahí y de una necesidad liberadora de contar del tenista, surge este libro.

Como el Retratos y encuentros de Talese, este libro no trata de tenis. No trata de lo que el biografiado hace en su  trabajo. Por eso, disfrutar de él no exige ver ni un solo partido de tenis. Este libro trata de cómo lo hace, cómo vive un tenista, un deportista de la mayor proyección y éxito mundial. Y lo maravilloso es que no lo cuenta para disponer de un libro que le abra las puertas de las escuelas de negocios ni de los programas de cotilleos. Lo cuenta, y se nota, por la necesidad imperiosa de saber que muchas de las cosas que le han pasado, no las ha soñado, pues es tal la diferencia entre el personaje y la realidad, que difícilmente se pueden creer algunas de las situaciones relatadas.

Da gusto leer un libro plagado de anécdotas y humanidad, donde como Jesús Pardo en su Autorretrato sin retoques, contar la verdad sabe que va a suponer convertirse en un proscrito entre los que hasta ese momento eran los suyos, a menos que …, a menos que, la verdad, sea mucho ma´s interesante, divertida y ejemplar, a su modo, que la ficción compartida hasta entonces.

Adelante entonces, disfrutemos sin reparos de este maravilloso libro, demos algo de leer también a los que no leen, para que puedan descubrir que los deportistas son más humanos de lo que les enseñamos a los niños y de que, detrás de cada fracaso, se esconde muchas veces, un triunfo vital. En este caso, el triunfo de Agassi es doble, haber disfrutado del éxito deportivo y comercial de puertas afuera y haber conseguido sobrevivir … para contarlo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.693 seguidores

%d personas les gusta esto: